Miles de personas piden beber del líquido hallado en el interior del gran sarcófago negro de Alejandría

Momento en el que retiraron la tapa del sarcófago.
Foto: Mohamed Abd El Ghany / Ministerio de Antigüedades Egipcio

Hace dos semanas, un equipo de arqueólogos encontró un misterioso sarcófago de roca negra enterrado bajo la ciudad de Alejandría. Cuando rompieron el sello para examinar su interior se encontraron los restos de tres momias flotando en un líquido rojizo. Aparentemente, ahora hay quien se lo quiere beber.

Advertisement

Cuando el gran ataúd de piedra apareció, cundía el entusiasmo. Era el sarcófago mas grande hallado nunca en Alejandría y estaba sellado, lo que indicaba que su interior estaba intacto. Se hicieron chistes sobre maldiciones y hasta se barajó la posibilidad de que el sarcófago perteneciera a Alejandro Magno o alguno de los gobernantes que le sucedieron. Desgraciadamente, no va a ser fácil averiguarlo. Al abrirlo descubrieron que no estaba intacto. El sarcófago reposaba oculto en el subsuelo de la ciudad (apareció en un terreno en obras). En algún momento de la historia reciente, una tubería de alcantarillado se rompió cerca y el agua sucia se filtró al interior del contenedor de piedra, inundándolo.

En definitiva, el líquido rojizo en el que flotan las tres momias es básicamente una mezcla de aguas fecales con el caldo putrefacto que haya podido derivar de tres cadáveres momificados disolviéndose durante décadas. Cuando abrieron el sarcófago, la revista TIME preguntó por la naturaleza del líquido al Ministerio de Antigüedades Egipcio.

El ministro egipcio de antiguedades explicó muy pacientemente que el líquido no es jugo de momias ni elixir de la vida sino simplemente agua de alcantarilla que se ha filtrado. El arqueólogo Mostafa Waziri explicaba en la rueda de prensa que al abrir la tapa del sarcófago notaron un espantoso olor a putrefacción, pero ni él ni ninguno de los operarios que trabajan en la excavación han caído todavía víctimas de ninguna maldición, ni tienen poderes, ni se han puesto enfermos.

Advertisement

Se ve que las aclaraciones no han sido muy convincentes, porque ahora mismo hay una petición en Change.org para que el Ministerio permita a quien lo quiera dar un sorbito del apetitoso caldo.

Una broma macabra

Sí... ESE líquido rojo...
Foto: Mohamed Abd El Ghany / Ministerio de Antigüedades Egipcio
Advertisement

La petición la ha iniciado un desarrollador de videojuegos escocés llamado Innes McKendrick que es conocido por haber trabajado, entre otros, en No Man’s Sky. La descripción y los mensajes de McKendrick y de muchos de los firmantes dejan bastante claro que se trata de una enorme broma macabra, pero es imposible no leer los mensajes de la página de la campaña en Change y no preguntarse si alguno de ellos está hablando en serio.

Advertisement

Los arqueólogos han retirado los cráneos para su estudio y el Sarcófago ha sido sellado de nuevo a la espera de extraerlo para examinar los demás restos. Solo falta que un operario avispado saque un poco de líquido y lo ponga en venta. Aún estamos a tiempo de poner en marcha una plaga bíblica que haría palidecer al mismísimo Moisés. [Change vía CNet]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key