El arte elevado a tomadura de pelo continúa en Nueva York. El pasado día 13, Banksy montó un puesto callejero en el que vendía sus obras a 60 dólares (cuando en realidad están valoradas en cientos de miles de dólares). Sólo vendió ocho. Ahora, tres avispados artistas han montado una réplica del mismo puesto con las mismas obras, pero falsas.

Advertisement

El trío, compuesto por Dave Cicirelli, Lance Pilgrim y George Cross, dispuso su tienda callejera en el mismo sitio, y con exactamente las mismas obras que el puesto original con el que Banksy vaciló a toda la ciudad. El vendedor avisaba a los compradores de que las obras que estaban adquiriendo no eran originales de Banksy y, de hecho, todos los lienzos se vendieron con un certificado de no autenticidad firmado por un notario.

Dio igual. La paranoia artística de los habitantes de la gran Manzana bastó para que se vendieran todas las obras en menos de una hora. La fiebre artística fue tan intensa que se vendió hasta el cartel que anunciaba las obras con el precio. Ahora sólo falta que el auténtico Banksy vuelva a ponerse en el mismo sitio vendiendo falsas obras de si mismo que en realidad sean auténticas... otra vez. [Animal New York]