Nadie sabe qué demonios es este material reluciente en el interior de un extraño tardígrado

El biólogo español Rafael Martín-Ledo estudia desde hace años la microfauna marina, incluyendo los tardígrados. Hace poco, en el río Saja en el norte de España, recolectó uno que era más extraño de lo que ya suelen ser estas sorprendentes criaturas. ¿Qué demonios tenía en su interior?

A través de una técnica de microscopía de contraste capaz de resaltar los cambios en el brillo y las estructuras pequeñas, el investigador encontró un tardígrado que se retuerce con el estómago lleno de luces brillantes. Poco después publicó el siguiente tweet:

Advertisement

¿La respuesta? No tenemos ni la menor idea. Los investigadores cuentan que es demasiado pronto para decir qué es este material iridiscente, y mucho menos de dónde viene. No obstante, Martín-Ledo tiene una sugerencia: el efecto brillante es el resultado de la aragonita, una forma cristalina común de carbonato de calcio que se ve a menudo en las conchas de los animales marinos.

De hecho, el investigador cree que puede haber llegado de los tardígrados que se tragan partes de su propia boca. Tal cual.

¿Cómo? Al parecer, estas criaturas de ocho patas tienen largas bocas tubulares, que están armadas con un par de dientes con forma de cristal llamados estiletes. Estos se utilizan para perforar plantas o pequeños invertebrados, chupando los fluidos de sus presas. Los estiletes están hechos casi exclusivamente de aragonita, y se reemplazan solo cuando el tardígrado pasa por su proceso regular de muda.

Advertisement

Por esta razón, el investigador sugiere que las alucinantes criaturas pasan por períodos de canibalismo. Para Martín-Ledo:

Los tardígrados que son depredadores se alimentan al chupar los fluidos corporales de rotíferos, nematodos, ciliados, etc. Así que no creo que haya ninguna posibilidad de que se coma a otros tardígrados.

Advertisement

Otro investigador, en este caso Kazuharu Arakawa, un biólogo molecular de la Universidad de Keio en Japón, se muestra escéptico ante tal posibilidad:

El aparato bucal generalmente se expulsa durante la muda, y el aparato bucal tardío no permite el consumo directo de estructuras quitinosas. Están optimizados para perforar el exoesqueleto quitinoso y chupar el fluido corporal.

Advertisement

Arakawa cree que si hubiera cristales de aragonita en el intestino de este tardígrado, probablemente sería de las algas o bacterias que come. En cualquier caso, habrá que esperar para encontrar respuestas sobre una de las criaturas más fascinantes y misteriosas del planeta. [ScienceAlert]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key