Una vez más, Nintendo aplica aquello de que "si algo funciona, no lo cambies". La nueva versión de su consola portátil es todo lo continuista que uno puede imaginar. Sin embargo, trae algunas novedades interesantes. ¿La principal? el 3D de la pantalla.

Pantalla

Comencemos por la novedad que primero salta a la vista al abrir la New Nintendo 3DS, o su prima hermana la 3DS XL: la pantalla. La diagonal ha crecido un poco, pasando de 3,53 a 3,88 pulgadas, pero la novedad más apreciable es el soporte 3D. Nintendo ha incorporado un nuevo sistema de seguimiento basado en la cámara que ajusta el 3D en tiempo real en función de la posición de los ojos del jugador.

Advertisement

En términos prácticos, lo que se aprecia es un 3D más estable y que sigue, hasta cierto punto, nuestra mirada, por lo que somos un poco más libres de mover la cabeza o la consola sin perder la sensación de profundidad. Puede parecer un cambio pequeño, pero realmente se nota mucho la diferencia respecto a la 3DS original. Tanto como que ahora sí apetece dejar el 3D activo en vez de apagarlo para no cansar los ojos en largas partidas. No hemos tenido tiempo de probar el 3D con YouTube, pero Nintendo asegura que la nueva aplicación del portal de vídeos compatible con HTML 5 da soporte a vídeos en 3D. Será interesante de ver.

Por lo demás, la pantalla es muy parecida. Da la sensación de que le han subido algo el brillo y han mejorado la reproducción de tonos negros, pero no podemos estar seguros hasta compararla más en profundidad. No podemos decir lo mismo de la pantalla táctil, que sigue mostrándose más apagada y difícil de ver a plena luz de lo que nos gustaría.

Advertisement

En cuanto a la New Nintendo 3DS frente a la New Nintendo 3DS XL, la pantalla es idéntica en términos de soporte 3D y resolución. La única diferencia es el tamaño, con 4,88 frente a 3,88 pulgadas de diagonal.

Diseño

Advertisement

La nueva portátil viene en las habituales dos versiones: Normal, y XL. La construcción de ambas es la misma, pero por algún motivo nos parece más premium la pequeña. Probablemente contribuye a ello el acabado mate de la carcasa, que en su prima XL es un imán de huellas.

En lo que a la New Nintendo 3DS se refiere, es un poco más grande que el modelo anterior (80,6 x 142 x 21,6 frente a 74 x 134 x 21 mm) e incluso un poco más pesada (253 gr frente a 235 de la 3DS actual). Apenas se nota la diferencia. A cambio, la construcción de esta nueva versión parece más solida y con un aspecto más depurado y mejor acabado. Puesta una junto a la otra, la 3DS actual parece una beta de la nueva en términos de diseño exterior.

Controles

Advertisement

Los botones de acción ahora tienen un color más llamativo y fácil de identificar. Por lo demás, las principales novedades en este apartado es la incorporación de los dos nuevos gatillos, un poco más hacia adentro que los anteriores, y el nuevo joystick de la parte derecha.

Este último control es un poco decepcionante. Nos hubiera gustado un joystick analógico tan cómodo y suave como el izquierdo. En su lugar tenemos una especie de sucedáneo que recuerda mucho a los trackpoints del teclado en los portátiles Lenovo (IBM). No está mal, pero sospecho que puede acabar resultando incómodo en largas partidas.

Advertisement

En cuanto a los gatillos, la elección de ponerlos más hacia adentro probablemente es la mejor ya que, si hubieran estado uno sobre otro, sería casi imposible no pulsarlos a la vez. Es cuestión de acostumbrarse. Lo mismo ocurre con la nueva distribución de botones. La elección más rara aquí es la de ubicar el botón de encendido en el lateral inferior. No parece que podamos encenderla o apagarla por accidente, pero es un lugar un poco raro.

A vueltas con los tornillos

Advertisement

Una de las principales quejas respecto a la nueva consola es que hay que usar un destornillador para acceder a la tarjeta de memoria. Es cierto, pero no es tan dramático como lo pintan ni mucho menos. Se trata de dos tornillos cautivos que sirven para fijar la tapa posterior de la carcasa y que también hay que soltar para personalizar la consola.

Advertisement

Para empezar, no hay que desatornillarlos completamente, basta darles un par de vueltas para que se suelten y podamos sacar la tapa sin problemas. Si somos cuidadosos y no tenemos destornillador a mano, se pueden soltar hasta con un cuchillo. Por cierto, y solo por hacerlo constar, Nintendo no incluye destornillador en el paquete de venta.

Por otra parte, los tornillos están sujetos a la tapa. En otras palabras, no se nos perderán aunque se nos caiga la tapa al suelo en el proceso. Una vez abierta, cambiar la MicroSD es un proceso tan sencillo como en un smartphone. Nada que objetar.

Advertisement

No hemos podido probar a fondo las conexiones a Internet en el lugar donde hemos trasteado con la New Nintendo 3DS, así que queda por ver si realmente la descarga y ejecución ha mejorado con el nuevo procesador.

Eso sí, en apenas una hora con la nueva 3DS, la sensación que nos queda es que nos apetece comprarla. ¿Tanto como para hacerlo si ya tenemos la 3DS actual? Esa es la pregunta del millón. Si eres un jugador habitual y sacas mucho partido a la consola, probablemente la respuesta sea sí. Solo la mejora en la pantalla y los mandos adicionales ya suponen un cambio bastante significativo. Aunque no hemos podido comprobarlo en tan poco tiempo, el aumento en la autonomía (hasta una hora más según el fabricante) también parece sustancioso y es otro punto a favor. Si nunca has tenido una 3DS, este nuevo modelo tiene muchos encantos como para ser el que te enganche a Nintendo.

Advertisement

La New Nintendo 3DS (arriba) junto a la actual (abajo). El diseño es más minimalista y sólido

Advertisement

Sobre estas líneas la New Nintendo 3DS XL y su predecesora (derecha)

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)