Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

No lleves puestas las lentillas mientras nadas o te duchas

Foto: Seth Doyle (Unsplash)

Las lentillas y la tecnología que las hace posibles han mejorado drásticamente desde hace unos años. Pero a pesar de todos esos avances ópticos, todavía hay algunas actividades que los médicos recomiendan evitar mientras usamos lentillas, y quizás te sorprenda que ducharse y nadar son algunas de las actividades que están en la lista.

Yo antes usaba lentillas (ahora uso gafas a tiempo completo) y recuerdo que poder ver mis piernas mientras me depilaba en la ducha me parecía todo un lujo. Y lo mismo me pasaba en la piscina (pero sin la parte de la depilación). Pero ahora resulta que no debería haber hecho ninguna de esas cosas mientras llevaba puestas las lentillas. Nuestros compañeros de Lifehacker hablaron con dos oftalmólogos sobre este asunto, y esto es todo lo que necesitas saber.

Advertisement

El agua y las lentillas no son una buena mezcla

Las recomendaciones de la Academia Estadounidense de Oftalmología son bastante claras en lo que respecta a las duchas o a nadar: no hacerlo si llevamos las lentillas puestas. La razón principal detrás de esto, dijo Howard R. Krauss, neurooftalmólogo en el Centro de Salud Providence Saint John, es que las lentillas son como esponjas y retienen amebas, bacterias, virus y todo tipo de sustancias tóxicas o productos químicos que pueden dañar el ojo.

Benjamin Bert, oftalmólogo del Centro Médico MemorialCare Orange Coast, alerta de que el agua de piscinas y jacuzzis alberga acanthamoeba, un parásito que puede causar infecciones de cornea graves e incluso ceguera. Pero, como señala Krauss, también puede estar presente en el agua del grifo, así como en estanques, lagos o ríos. “Si el agua llega a tus ojos puede introducir el acanthamoeba dentro de la lentilla, dándole tiempo suficiente para migrar hacia la córnea y causar una infección”, explica Bert.

Según Bert, el 80% de los casos de queratitis por Acanthamoeba se producen en gente que utiliza lentillas, por lo que el riesgo es definitivamente mayor que en el resto de población. Y si contraes la enfermedad, es vital comenzar el tratamiento de inmediato. Los síntomas a menudo incluyen dolor intenso, visión borrosa y sensibilidad a la luz, explica. La mala noticia es que la infección puede avanzar y causar daños graves a la córnea, provocando cicatrices o incluso perforaciones que requieran un trasplante de córnea.

Advertisement

La buena noticia es que las infecciones por acanthamoeba son bastante raras. “Mientras mantengas una buena higiene y no te expongas demasiado a las fuentes donde puede estar el acanthamoeba, los riesgos son bastante bajos”, dice Bert.

Qué hacer si se te mete agua en los ojos mientras tienes puestas las lentillas

Si llevabas puestas las lentillas en la ducha o en la piscina, Krauss dice que lo más seguro es quitárselas y reemplazarlas por otras nuevas. Por supuesto, esto será mucho más práctico para todos aquellos que usen lentillas desechables de un solo día. Si no es tu caso, Bert dice que al menos te asegures de limpiarlas a conciencia antes de volvértelas a poner.

Advertisement

Otras cosas a tener en cuenta

Como señala Krauss, la vida es un campo de minas, y ninguna decisión que tomes está exenta de riesgos. En la mayoría de los casos, según Krauss, lo más saludable para los ojos es evitar las lentillas. Pero lo más importante de todo es acordarte de quitártelas antes de irse a dormir. Esto se debe a que cuando la córnea se ve privada de oxígeno al estar los ojos cerrados, existe un riesgo de infección catorce veces mayor.

Advertisement

Por el contrario, alguien que vea muy mal y opte por no usar lentillas por temor a la acanthamoeba, puede acabar rompiéndose el cuello en una caída, dice Krauss. Así que todo tiene sus riesgos, pero siempre que puedas, evita ponerte las lentillas antes de ducharte o nadar.


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES

Share This Story