Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

"No quiero morir aquí": este extraño vídeo es la última pista para encontrar a Lars Mittank con vida

La cámara de un aeropuerto capta la entrada de un joven. Unos segundos después, la misma persona huye corriendo sin su maleta. También existen unas grabaciones exteriores donde se divisa por última vez la figura de Lars Mittank. Desde entonces, y han pasado cuatro años, nadie sabe qué le ocurrió al chico.

Esas últimas imágenes pertenecen al verano de 2014, cuando el joven de 28 años desapareció del aeropuerto de Varna en Bulgaria. Mittank trabajaba en la central eléctrica de Wilhelmshaven, en una pequeña ciudad costera en el noroeste de Alemania, y unas semanas antes de su desaparición se había ido de vacaciones con sus amigos. En algún momento de ese viaje, el chico pasó a un estado que el resto del grupo describió como “paranoico”. Luego desapareció sin dejar rastro.

Lars y sus amigos se habían alojado en Golden Sands, un complejo costero en la costa del Mar Negro en Bulgaria, un sitio bastante popular y relativamente barato para pasar las vacaciones. Los jóvenes llegaron a su destino el 30 de junio de 2014, después de un viaje en avión de 2 horas, y se registraron en el Hotel “Viva Club”, el típico complejo con “todo incluido”.

Advertisement

Sin embargo, y como recordarían a los medios sus compañeros, el 6 de julio ocurrió algo. Al parecer, un grupo de turistas alemanes y un grupo de locales tuvieron una pelea por un partido de fútbol en un bar local. Aunque no hubo violencia dentro del establecimiento, Lars desapareció esa misma noche cuando estaba esperando que sus amigos compraran comida en un McDonalds de camino de regreso al hotel.

Aquella noche lo buscaron durante horas sin éxito hasta que decidieron regresar al hotel esperando que estuviera allí. No fue así, aunque regresó a la mañana siguiente con un golpe en la mandíbula y otro en la oreja alegando que un grupo de hombres, que creía que fueron enviados por el mismo grupo con el que tuvieron el altercado en el bar, le habían seguido.

Mittank le dijo a sus amigos que estaba bien, pero que podría haber sufrido una conmoción cerebral y que le habían roto el tímpano. Ese mismo día, los chicos debían regresar a casa en un vuelo, insistieron para quedarse con él, pero Lars alegó que debía quedarse solo y no ser una carga para el resto. El médico le había dicho que un cambio en la presión del aire de la cabina podría empeorar el órgano, por lo que tuvo que quedarse 24 horas de reposo. Insistió en que estaba bien y encontraría un hotel donde alojarse hasta volver a casa al día siguiente.

Al parecer, el médico local insistió en que el joven necesitaba de una cirugía, pero Mittank le dijo que cuando regresara a Alemania, por lo que le recetó 500 mg de cefuroxima, un tipo de antibiótico de cefalosporina, un fármaco común utilizado para tratar infecciones bacterianas.

Los antibióticos se los recetó el Dr. Boris Najdenow y los obtuvo en una farmacia local. Según las investigaciones, el joven caminó por el área local en busca de un nuevo lugar donde quedarse y, finalmente, decidió pasar la noche en el “Color Hotel”.

Advertisement

La noche anterior al día de la teórica partida, Lars comenzó a actuar de manera extraña. Primero llamó a su madre desde su teléfono y le dijo que estaba muy asustado. Le preguntó si podía contactar con su banco y congelar su tarjeta de crédito. La llamó de nuevo a las 3 am y le dijo con una voz muy baja que se estaba escondiendo de un grupo de hombres que lo habían estado siguiendo.

Advertisement

El personal del establecimiento contó semanas después que Lars había salido del hotel con sus cosas en medio de la noche. También se supo que le envió un mensaje de texto a su madre preguntándole qué era “CFC 500", la abreviatura de los antibióticos que le habían prescrito anteriormente para el tímpano.

A las 6 de la mañana, Mittank llega al aeropuerto en un taxi. Al parecer, lo compartió con otro individuo que se encontró en la calle. Una vez en el aeropuerto llamó a su madre por última vez, quien le había reservado un vuelo de vuelta a casa y le aconsejó que visitara al médico del aeropuerto antes de entrar en el avión.

Advertisement

En aquella llamada todavía creía que el grupo de hombres lo estaba persiguiendo y se negarían a dejarlo salir de Bulgaria. Sea como fuere, tras hablar con la madre encontró al médico del aeropuerto, Kosta Kostov, quien lo examinó y luego lo describió como emocionalmente agotado. Según dijo a los medios:

No confiaba en la medicación que le habían dado por su dolor en el oído. Miraba hacia atrás, todo fue muy extraño. Luego entró a la habitación un empleado del aeropuerto porque la terminal estaba renovándose. Mittank comenzó a temblar y luego me dijo: “No quiero morir aquí. Tengo que salir.

Advertisement

Este es el momento que las cámaras vuelven a captar, con el joven huyendo, corriendo por el pasillo del aeropuerto dejando atrás sus pertenencias, pasando por las puertas de embarque, los mostradores de facturación y equipaje, a través de la entrada principal, a través del parking y, finalmente y a lo lejos, las cámaras capturan por última vez su figura en un área boscosa que rodea la terminal.

Han pasado cuatro años desde estas imágenes, y aunque muchos dicen haberlo visto en lugares tan dispares como Estados Unidos, Brasil, Canadá o España, lo cierto es que la madre sigue sin saber qué le ocurrió a su hijo. [reddit, Wikipedia, MELmag]

Share This Story

About the author

Miguel Jorge

私たちは、ギズモードが大好き

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: A538 E9AD 005E F2CB C29C BE2F 0401 2B5D D41F C01FPGP Key