Screenshot: YouTube

En la vida real se llama Doug y es (o era) guardia de seguridad. En Internet se hace llamar Paul Flart y su especialidad son los pedos. Su perseverancia en este campo le ha catapultado a la fama pero ha tenido un efecto inesperado: acaban de despedirle de la empresa en la que trabajaba y ventoseaba.

Advertisement

Flart es uno de esos artistas incomprendidos que solo el tiempo pondrá en el lugar que se merece. Llevaba más de seis meses publicando vídeos de sus poderosas flatulencias en Instagram. Los clips, todos idénticos en formato, muestran un primer plano de su rostro, a veces impávido, otras mayestático, y otras sorprendido ante su propio y titánico poder. De fondo, sin música o presentaciones que lo contaminen, podemos apreciar el prolongado y a veces gorgoteante sonido de su esfinter. Bello.

Hasta ahora, el arte de Flart había pasado bastante desapercibido, pero un vídeo publicado en Reddit que recopila sus mejores momentos cambió todo eso. De la noche a la mañana se convirtió en una estrella. Desafortunadamente, la fama llegó a oídos de la empresa en la que trabaja.

Al día siguiente de su explosión en Reddit, Flart fue interceptado por su supervisor cuando se dirigía al trabajo. Sospechando lo que iba a ocurrir, el artista grabó en directo la conversación. La compañía quiso aclarar que no lo despedía por ventosear furiosamente en el lugar de trabajo, sino por el hecho de grabarlo y publicarlo online con cosas como el logo de la empresa a la vista.

Doug se ha tomado el despido con considerable estoicismo y ha comentado con sus fans la idea de proseguir con su actividad artística y vender merchandising. En Reddit le han recomendado darse a conocer en televisión. Quién sabe lo que le depara el futuro a esta nueva estrella viral. [vía Mashable]