La próxima generación de consolas ya está aquí. O el 50%, para ser exactos. La PlayStation 4 de Sony sale a la venta este viernes en EE.UU. (el 29 de noviembre en Europa) y ya la hemos podido probar. Sí, es tan espectacular como parece. ¿Por qué? Te lo contamos aquí y ahora.

¿Qué es?

Es la PS4, la consola que muchísimos estaban esperando. La primera nueva consola de Sony desde el 2006. Un equipo pensado para jugadores que les gusta básicamente eso, jugar. Una preciosa consola de 399 euros/dólares que promete explosiones y entretenimiento constante en tu televisor. Es, en definitiva, el primero de los dos nuevos titanes del juego (lo siento, Wii U).

¿Por qué es importante?

Hacía años que no se presentaba una consola como esta. Con Nintendo centrada en su propio calendario y extraño hardware (aunque interesante), Microsoft y Sony se enfrentan en un duelo para ganar los corazones y pulgares de los jugadores. Ninguno de los dos había presentado nuevas consolas desde la PS3 y la Xbox 360 en 2006.

En aquel momento, Sony todavía estaba disfrutando del enorme éxito de la PS2, pero ahora la japonesa viene por detrás en términos de ventas. La Xbox 360 ha mantenido un liderazgo de 32 meses seguidos en ventas, solo interrumpido por el paquete de la PS3 + Grand Theft Auto V. Sony, y también Microsoft, se enfrenta ahora a un cambio tectónico de lo que es una consola. La distribución digital, los juegos descargables, la integración con las redes sociales, las aplicaciones de entretenimiento (sin olvidar móviles y tabletas...). Ya no se trata solo de potencia ni gráficos, se trata de ganar la batalla del entretenimiento en el salón durante la próxima década.

Diseño

Consola

La sustancia de la PS4 está dentro, en esa caja negra y estilizada con una parte izquierda de plástico brillante en la zona superior. Es grande, pero no gigantesca: 27,9 cm. de ancho, 30,5 cm. de largo y 5 de alto. La ranura para los discos y los dos puertos USB están en el frontal, justo en el hueco entra la mitad superior e inferior, pero escondidos, de forma que el diseño es completamente monolítico y elegante.

Advertisement

La PS4 es muchísimo más atractiva que la PS3, con su extraña forma abultada. Probablemente también cogerá un poco mejor en la estantería debajo de tu televisor, siempre y cuando tenga la medida de largo que comentamos. Aunque, si tenías espacio para la PS3 o la Xbox 360, lo tendrás también para la PS4.

Cuando enciendes la PS4, te saluda una luz azul en la parte superior, entre las dos mitades. Luego la luz se vuelve blanca en la parte frontal cuando la consola está en pleno funcionamiento, y parpadea en rojo cuando se apaga. Es solo un detalle, pero muy bien cuidado y de tintes futuristas.

Advertisement

En lo que respecta al diseño de la caja, no hay mucho más. La forma, las luces, el plástico brillante... todo queda muy bien, pero al fin y al cabo es una caja negra parecida al resto. No deja de ser un equipo más debajo del televisor que rara vez vas a mover. Está bien que sea atractiva, pero no se trata de la caja en sí, se trata de lo que puedes hacer con ella.

Por dentro, la PS4 es completamente diferente a su predecesor. Con una arquitectura x86 rediseñada, la PS4 está más cerca que nunca de un PC (y de una Xbox). Eso hace más sencillo a los desarrolladores trabajar con ella, pero también tienen implicaciones importantes desde el punto de vista de rendimiento de la consola.

Mando

La parte con la que realmente uno disfruta trasteando, más que con la consola, es con el mando. El DualShock 4 es casi perfecto.

Advertisement

Su diseño es identificable al instante como un mando de la PlayStation: el D-pad y los botones están en la misma posición que antes, igual que los joysticks, también el R1/R2-L1/L2. Eso es bueno, no requiere re-aprender nada. Es casi lo mismo, pero mejorado, porque la forma de los botones ha cambiado de forma sutil y acertada.

El botón de la PlayStation se ha movido un poco más hacia abajo entre los dos joysticks para hacer espacio al panel táctil de arriba. A cada lado del panel están los dos nuevos botones que reemplazan el "Start" y "select". Ahora está el botón de "options" y "share". En la parte trasera, una novedad considerable: una especie de triángulo iluminado que se encenderá de verde, azul, blanco o rojo a mitad de juego o si estás interactuando con la PlayStation Camera, que utiliza ese triángulo para localizar el mando.

Advertisement

Pero, lo importante: ¿es cómodo? La respuesta es sí. Un enorme sí. Es una mejora drástica sobre el DualShock 3. Los joysticks ahora son planos y sus bordes engomados para que no te resbalen los pulgares. Nada más utilizarlos te preguntarás cómo has podido estar jugando todo este tiempo con el mando de la PS3 sin lanzarlo por la ventana.

Otra diferencia respecto al DualShock 3: los botones L2 y R2 traseros son también mejores, tanto que ahora se sienten como gatillos de verdad, en lugar de botones caóticos como antes. Se curvan hacia dentro y son intuitivos de manejar, como debe ser. Muchos first-person-shooters comenzarán a seguir el ejemplo de Killzone: Shadow Fall, que ya permite disparar con los L2/R2 como regla general.

Cámara

La PlayStation Camera es un pequeño amigo rectangular, con dos cámaras frontales de gran angular, y cuatro micrófonos también delante. Es opcional, costará 49 euros/60 dólares (frente a la Kinect, que viene de serie con la Xbox One). La necesitarás para utilizar cualquiera de las divertidas funciones interactivas como login por reconocimiento facial o streaming de tus vídeos.

Advertisement

Viene con un pie plegable que ayuda a sujetarla casi en cualquier parte. Y, al igual que la nueva Kinect y la anterior PlayStation Camera, no tiene partes móviles, solo la podrás inclinar manualmente, nada más.

Utilizándola

Si has jugado con la PS3 o la Xbox 360 durante unos años, te espera un pequeño lujo con la PS4. Y si has estado utilizando un PC, te espera básicamente más de lo mismo, lo cual no está nada mal. En los juegos para PS4, las texturas son de mayor resolución, el rendimiento es mayor a pesar de la mayor demanda de recursos y cualquier detalle en general (disparos, explosiones, caras, lluvia...) es mucho más realista. Lo sabíamos ya antes por múltiples demos, pero siempre es bueno comprobarlo en primera persona.

Es importante recordar que se trata del lanzamiento de la consola, por lo que la selección de juegos disponibles es limitada. Además, los de lanzamiento no son históricamente los mejores para demostrar toda la capacidad del equipo. Los desarrolladores generalmente no han tenido tiempo suficiente para exprimir la máquina tanto como tendrán al año o a los dos años de vida de la consola. Además, estas son unas primeras impresiones antes de que se lance la consola, por lo que la selección es aún más limitada.

Advertisement

Pero, por lo que hemos jugado hasta ahora (sobre todo a Killzone y Knack), las mejoras en juegos son perceptibles, aunque tampoco espectaculares. Sí, se ven mejor pero la nueva funcionalidad es solo un añadido extra. ¿Por qué?

El mando tiene un panel táctil, pero casi no lo vas a usar excepto como una especie de D-pad táctil en Killzone, por ejemplo. Un panel táctil sobre el que, por cierto, tropezarás todo el rato cuando quieres llegar al D-Pad real y físico. La experiencia es bastante confusa.

De forma parecida, la experiencia del altavoz integrado en el DualShock 4 es curiosa, pero no es vital ni cambia radicalmente la experiencia de juego. Es un simple añadido. Respecto a la PlayStation Camera, ocurre lo mismo pero multiplicado por dos. Se trata solo del lanzamiento y los primeros días, pero los juegos que utilizan la cámara de momento son muy escasos. Just Dance es uno de ellos... y poco más.

Advertisement

Es importante recordar también que - a diferencia de la PS3 - el modo multijuador en la PS4 no es gratis. No. Lo. Es. Si quieres jugar online, tendrás que pagar la suscripción anual de PlayStation Plus (50 euros/dólares año), la versión de Sony de Xbox Live. El streaming de vídeo sí es gratis.

Interfaz

El interfaz de usuario de la PS4 es mucho más visual que antes y, sobre todo, más rápido. El de la PS3 operaba con demasiadas listas y texto; el de la PS4 funciona sobre todo con baldosas. En la PS3 era lento, en la PS4 no lo es.

Advertisement

Cuando entras en tu cuenta, te saluda una banda horizontal de baldosas que muestra todos tus juegos, apps y demás contenido. Si seleccionas uno, aparece una ventana específica para el juego o app con todos los menús (atajos para multijugador, vídeos subidos recientemente...).

Además de los juegos y las apps multimedia, hay una parte en la que puedes ir y ver qué están haciendo tus amigos y qué vídeos están publicando ellos en streaming. También se incluye un navegador que puedes manejar con los joysticks del mando (aunque apenas lo utilizarás).

Encima de la banda horizontal de apps, hay otra con iconos más pequeños. Ahí es donde van cosas como los ajustes y trofeos de juegos, pero también donde podrás cambiar tu perfil, recibir y leer mensajes y echar un vistazo a tu lista de amigos.

Social

Es probablemente una de las novedades mejor logradas de la PS4. En cualquier momento, la PS4 graba las partidas que haces hasta un máximo de 15 minutos. Si has hecho algo espectacular en alguno de los juegos que te apetezca compartir, solo tienes que darle al botón de "share" para que aparezca ese historial vistual, editarlo y enviarlo a tus amigos en redes sociales (puedes enviar vídeos a Facebook, en Twitter son solo previsualizaciones).

Advertisement

Si quieres grabar voz sobre tus partidas de juego, de momento no hay muchas opciones. Puedes ir a configuración y ajustar el micrófono del headset (o la PlayStation Camera) para grabar audio al mismo tiempo que juegas, para que esté incluido cuando compartas el vídeo. Pero no hay mucho más. No puedes editar o añadir la voz después de jugar.

Hay más cosas. También puedes hacer streaming de tu pantalla (o tu cara jugando, con la PS Camera) a través de Ustream o Twich perfectamente integrados en el sistema. En un par de clics lo tienes funcionando. Lo malo de los aspectos sociales de PS Network ahora mismo es que es como una ciudad fantasma. Normal, esto solo comienza. Será solo cuestión de tiempo que se llene de gente.

Extras

Si compras una PlayStation Camera por 49 euros/60 dólares, verás que está integrada en la experiencia de la consola, pero tampoco de forma muy completa. Te servirá para unos cuantos trucos. A través del micrófono, o de unos auriculares que añadas, puedes controlar menús por voz. Si dices "playstation" la consola te empezará a escuchar. Luego puedes decir el nombre de una app o un juego para saltar directamente a ese contenido. Funciona razonablemente bien.

Advertisement

Respecto a las funciones visuales de la cámara, no hay tantas como sería deseable. Por ejemplo, puedes utilizar la PS Camera para hacer login con reconocimiento facial. Nuestra experiencia con esta función fue algo defectuosa, pero probablemente funcione mejor con actualizaciones sucesivas de software. Lo malo es que una vez te reconoce, tienes que confirmar con el mando, lo que le quita al proceso inmediatez y cierto sentido.

El extra que realmente merece la pena es el de la PlayStation Vita, que la puedes configurar para jugar a todos tus títulos de la PS4 en la Vita sobre la marcha. No lo pudimos probar en esta ocasión, pero lo hicimos hace unas semanas en un evento de Sony para jugar en remoto en la Vita al Need For Speed: Rivals, y el resultado es realmente prometedor.

Lo bueno

La PS4 es una consola de nueva generación de verdad. Lo hemos dicho y lo repetimos: los gráficos y el rendimiento son exquisitos y hacen justicia a los trailers y demos que habrás visto durante estos meses. No son revolucionarios, pero sí lo suficientemente diferentes de la PS3 como para notar el incremento en calidad.

Advertisement

El mando DualShock 4 es la otra gran mejora indiscutible. Imposible que no te guste. La Xbox 360 acertó de lleno con su mando hace años, pero si has sufrido el DS3, verás el DS4 como un regalo caído del cielo. Más vale tarde que nunca.

Las actualizaciones de interfaz y funciones de la PS Network son otro acierto. El interfaz de la PS3 era antiguo y lento, necesitaba un cambio de abajo arriba, y Sony se lo ha dado. Lo mejor de esta parte: las funciones sociales. Se abre una nueva etapa en la forma de jugar con ellas.

Lo malo

Muchas de las nuevas funcionalidades de la PS4 llegan a mitad de cocinar. Es comprensible tratándose de un lanzamiento, pero eso no lo hace menos decepcionante. Compartir vídeos y pantallazos es genial, pero no que las opciones para hacerlo sean tan limitadas. No poder compartir vídeos más allá de Facebook es algo raquítico. Que no se puedan compartir esos contenidos mediante enlaces, en lugar de enviarlos por completo a redes sociales es un defecto.

Advertisement

Otro punto débil es que las mejoras en el mando DualShock 4 de momento no se pueden probar al máximo con los títulos disponibles ahora mismo. Sony está empujando fuerte títulos independientes que seguro exprimirán al máximo las posibilidades del mando y de su panel táctil, pero de momento no es el caso.

Lo bueno es que estos puntos mejorarán con el paso del tiempo, a medida que más y más desarrolladores (y jugadores) le ponen las manos encima a la PS4.

¿Merece la pena comprarla?

De momento, no. Si eres un fan absoluto de Sony y la PlayStation a quien es imposible que la Xbox One de Microsoft le vaya a convencer, entonces sí, adelante, no te decepcionará. El precio de 400 euros/dólares es competitivo y la PS4 es un gran, gran equipo. La disfrutarás.

Pero si estás en una zona más neutral, abierto a saltar de la PS3 a la Xbox One o es tu primera consola, nuestra recomendación es esperar. La Xbox One está a punto de salir y sería precipitado no esperar una, dos o tres semanas para tener toda la información a mano.

Advertisement

Más allá de eso, echa un ojo a los juegos que se lanzarán en cada plataforma. Si puedes esperara a jugar a Battlefield 4 o Call of Duty: Ghosts en una consola de nueva generación, lo más correcto es esperar. Todavía pasará un tiempo hasta que lleguen "taquillazos" como Infamous: Second Son, Destiny o Metal Gear Solid 5. Si ya tienes una PS3 o una Xbox 360, esperar medio año o incluso uno no sería nada descabellado. La plataforma, los juegos y el ecosistema será muchísimo más potentes dentro de un tiempo.

Dicho eso, la plataforma que Sony ha construido para el futuro no podía ser mejor. Aunque es solo la mitad de la ecuación en esta nueva batalla por el salón y el entretenimiento. Pronto, la otra mitad.

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, fotografía, diseño o videojuegos, puedes seguir nuestra cuenta de Gizmodo en Español en Twitter, Facebook o Google+