Pocos humanos pueden jugar asĂ­ a un videojuego. Lo puedes ver en este vĂ­deo: una persona descalza y dos paneles en el suelo de Dance Dance Revolution. El resultado es alucinante. Como no, algo asĂ­ solo podĂ­a ocurrir en JapĂłn.