Screenshot: Boston 25/YouTube

Se llama Robbie Johnson, de 28 años, y hace unos días aprendió de la forma más cruel una de las leyes no escritas en Internet: jamás publiques imágenes de entradas a eventos en redes sociales, al menos no hasta que el evento en cuestión haya pasado. Johnson se gastó 650 dólares para un partido que alguien le “robó”.

Se trataba de un partido de béisbol de la Game 2 of the World Series de la MLB en Estados Unidos. Seguramente por la emoción de haber conseguido la entrada, Johnson compartió en Instagram una fotografía con el ticket que le había costado 650 dólares.

Advertisement

Image: La entrada de Johnson

El día del partido, el chico acudió al Fenway Park y no le dejaron acceder al recinto. Al parecer, la máquina de escaneo no aceptaba su ticket. Tras una visita a los servicios de venta de entradas, se le informó que su ticket ya había sido escaneado un par de horas antes de su llegada.

Sí, alguien había llegado hasta su publicación en Instagram esa misma mañana y había sacado una copia con la información que había colgado Johnson. Y es que la instantánea contenía tanto su código de barras como su número de ticket único, todo lo que se necesita para crear un duplicado.

Advertisement

Al final Johnson accedió al estadio, pero pagando otros 450 dólares por una entrada de reemplazo para poder entrar con su hermana. No hace falta decir mucho más: cuando vayas a un evento, no se te ocurra colgar la entrada, al menos hasta que accedas al mismo. [Petapixel]