Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué debes de dejar de leer inmediatamente un libro que no te esté gustando

10.5K
17
2
Foto: Pixabay

Algunas personas saben cómo dejar un libro tan pronto deja de gustarles. Otros sentimos esa especie de pulsión por completarlo que nos hace seguir hasta el final cada libro que comenzamos, incluso aunque lo leamos por placer. Es un grave error que puede hacer que acabes leyendo menos.

¿El problema? Que luchamos por algo que en realidad no nos gusta. Eso hace que cada vez sea menos probable que retornemos al libro, y más probable que miremos el móvil en su lugar. Si nos empeñamos en leer ese tostón comenzaremos a leer menos.

Advertisement

Si deseas leer más libros, intenta salir del que te tiene atascado. Si no te llama cada minuto que no estás leyéndolo es que tal vez deberías dejarlo y buscar un libro que lo haga. De hecho, si un libro te aburre durante dos (o cinco, o diez) páginas seguidas, déjalo. Sigue adelante. Si al cabo de un tiempo sientes curiosidad por saber qué pasa después siempre puedes volver.

El único truco es que, en el mismo momento en que abandones un libro, debes comenzar inmediatamente a leer otro libro. Idealmente, en el mismo preciso instante. Tienes que seguir leyendo.

Si el segundo libro es aburrido, puedes abandonarlo también. No hay límite en cuantos puedes abandonar seguidos. Nunca te quedarás sin libros. Solo tu biblioteca local tiene más libros gratuitos de los que podrás leer en toda tu vida. Hace poco, por ejemplo, leí las historias cortas de Kafka, bueno, la mayoría de ellas. Las historias están ordenadas cronológicamente, así que al principio estaba leyendo historias menores que ni siquiera un estudioso sobre el existencialismo se leería.

Advertisement

Cuando un amigo me preguntó qué estaba leyendo, le respondí con una larga queja fruto de la ansiedad por no sentirme lo suficientemente inteligente para Kafka. Mi amigo, sin embargo, hizo la pregunta obvia que no se me había ocurrido: ¿por qué no pasas directamente a las historias buenas? Así lo hice, y fue fantástico. Mi ritmo de lectura aumentó notablemente cuando solo me limité a leer las historias que me atraparon. No leí todas las historias de Kafka, pero al menos leí todas las que importan, y pude pasar a Cuentos de Terramar mucho antes. Por cierto, ¡muy buen libro!

Share This Story