Image: Google

Steve Jobs, Bill Gates, Mark Zuckerberg y Michael Dell. Todos dejaron la universidad para crear la empresa que los haría multimillonarios, pero siempre defendieron la educación universitaria. Tiene sentido: terminar una carrera mejora las posibilidades de encontrar un buen trabajo. ¿No?

Aunque la universidad siga siendo el pilar de un país industrializado y competitivo como Estados Unidos, cada vez son más las empresas que han dejado de exigir un título universitario a sus solicitantes de empleo. Glassdoor, un buscador de empleo, confeccionó una lista con algunas de ellas y encontró desde grandes firmas de servicios y finanzas como EY o Bank of America hasta viejos grupos editoriales como Penguin Random House, pasando por los gigantes tecnológicos Google, Apple e IBM.

Advertisement

Eso no significa que la universidad haya perdido importancia. Según Axios, siempre ha habido empleos que requieren un título universitario aunque este no sea relevante, pero esa práctica está desapareciendo gracias al esfuerzo de las grandes empresas por mejorar la diversidad de sus equipos.

El cambio se entiende mejor en su contexto. Las matrículas son cada vez más caras en las universidades de Estados Unidos y muchos no tienen la oportunidad de seguir la ruta educativa tradicional. Ahora podrán encontrar trabajo con el diploma de la secundaria o gracias a la educación especializada no tradicional, como los cursos formativos de programación.

A pesar de todo, tanto los títulos de grado como las calificaciones académicas siguen teniéndose en cuenta y son (y seguirán siendo) una consideración importante a la hora de evaluar a los candidatos para un trabajo profesional. Lo que desaparece es la barrera de entrada.