Image: Rafaela Ferraz

Lo primero que salta a la vista cuando alguien visita la sala anatómica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Lisboa es algo desconcertante: una solitaria cabeza humana amarillenta conservada perfectamente en un tarro. Cuanto más sabes sobre la historia, más insólito resulta todo.

Se trata de la cabeza de Diogo Alves, para más señas, el que muchos dicen que es el primer asesino en serie de Portugal y el último hombre ahorcado, aunque realidad y ficción se mezclan en esta historia.

Image: Rafael Ferraz

Cuentan que Diogo Alves nació en Galicia en 1810 y viajó a Lisboa al poco tiempo para servir en las casas de los más adinerados de la capital portuguesa. Esta migración hacia el sur era común para muchos gallegos que buscaban trabajo, sin embargo, Alves se dio cuenta muy pronto de que una vida criminal sería mucho más rentable.

Image: Ilustración de Diogo Alves (Wikimedia Commons)

Advertisement

De 1836 a 1840, el hombre transfirió su lugar de trabajo al Aqueduto das Águas Livres. Con casi un kilómetro de longitud, el acueducto se extendía por el valle de Alcântara, lo que permitía que tanto el agua como los habitantes de los suburbios llegaran a la ciudad por el paisaje rural. Allí, Alves llevó a la muerte a todos los agricultores despojándoles del poco dinero que tenían.

Según los libros de historia, el hombre repitió esta secuencia 70 veces en los tres años que estuvo activo en la zona. Posteriormente, el asesino se fijó en otros objetivos, formó una banda y comenzó a atacar residencias privadas. Finalmente, después de irrumpir en la casa de un médico y asesinar a la gente que estaba dentro, las autoridades lo atraparon y lo sentenciaron a la horca en febrero de 1841.

Image: Una ilustración siglo XIX típica sobre frenología: En la década de 1820 los frenólogos afirmaban que podían medir las “protuberancias” del cráneo de los individuos para predecir los rasgos de su personalidad (WC)

Advertisement

Aquí es donde los hechos de la historia de Alves a menudo se confunden. No fue el último hombre en ser ejecutado y nadie cree que fuera el primer asesino en serie, en cualquier caso, fue ejecutado en 1841. Mientras que hoy se reconoce a la frenología, la disciplina desarrollada por el médico alemán Franz Joseph Gall en el siglo XVIII, como una pseudociencia, en aquel entonces sus premisas eran simples y sus conclusiones absolutamente revolucionarias: el cerebro albergaba todos los aspectos de la personalidad de un individuo en áreas físicamente distintas, y la forma del cráneo reflejaba esta organización interna.

Los rasgos de personalidad, incluida la propensión criminal, se podían sentir, palpar y medir directamente en el cráneo del individuo (según Gall). Así fue como un cadáver “notoriamente malvado” como el de Alves llamó la atención de frenólogos en Portugal, quienes pidieron que su cabeza fuera cortada y preservada para la posteridad (decían que la fuente de sus impulsos criminales podría estudiarse en profundidad en el futuro).

Dicho esto y por si alguno siente curiosidad, la parte de la universidad donde actualmente continua la cabeza de Alves solo está abierta para estudiantes y generalmente no es accesible para el público. [Reddit, AtlasObscura]