Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué Japón es tan estricto con las drogas

55.8K
34
Save

Si estás en Japón, ten en cuenta este mantra: nunca consumas drogas en el país. Nunca.

Como informamos anteriormente, el actor y músico Pierre Taki fue arrestado a principios de esta semana por presunto consumo de cocaína. Lo que sucedió después parecía inevitable. Sega sacó Judgement, un juego de PS4 en el que Taki interpreta un personaje. Walt Disney Japan dijo que estaba considerando reemplazarlo como la voz oficial en japonés de Olaf en Frozen 2. Los programas de televisión NHK de Taki se cancelaron, y Sony Music detuvo la venta de su música.

Advertisement

Pierre Taki no ha sido condenado por ningún delito, pero Japón es un país con una tasa de condenas de más del 99%.

Estados Unidos, por ejemplo, no es un país perfecto con sus leyes sobre drogas. Numerosas vidas han terminado arruinadas por su política de tolerancia cero. Los famosos estadounidenses, sin embargo, han aparecido durante mucho tiempo jugando con reglas diferentes. Esto no ocurre en Japón, donde si a los ricos y famosos les atrapan con sustancias ilegales, no es un simple golpe a sus carreras, es una señal de alto.

La de Taki es una historia que ha ocurrido en innumerables ocasiones a lo largo de los años en Japón, con famosos detenidos a los que se les censura en la televisión y les cesan las ventas de su música. Por ejemplo, cuando el músico Suzuki Shigeru de la banda de rock Happy End fue arrestado en 2009, sus grabaciones se retiraron de las tiendas.

Ese mismo año, la estrella del pop Noriko Sakai también fue condenado con cargos de drogas, destruyendo así su imagen. Inicialmente, Sakai huyó de las autoridades, abandonó su teléfono móvil y luego se tiñó y se cortó el pelo, tal vez para evitar tener que realizar una prueba de drogas que podría resultar desfavorable. Las autoridades encontraron una pequeña cantidad de estimulantes en el apartamento de Sakai. Ella se entregó y le dieron una sentencia de tres años. Sus álbumes se retiraron, sus anuncios de televisión dejaron de emitirse y su línea de ropa ya no se llevaba en las tiendas.

Esto no es un mero castigo. Todos estos son ejemplos de lo que se denomina jishuku (自粛) en japonés, que significa “autocontrol”. Esto no es exclusivo de Japón; La gente de todo el mundo se siente autocontenida. Pero en Japón, las empresas y los conglomerados de medios lo sienten de manera aguda. No están obligados a tomar estas medidas, pero lo hacen porque se espera que lo hagan. La declaración oficial de Sega acerca de cómo retirar Judgment, en realidad contiene la palabra jishuku (como en販売自粛o hanbai jishuku, que significa “restringirse a uno mismo de vender”).

Advertisement

La sociedad japonesa está construida sobre expectativas muy altas. La expectativa es que si algunos han infringido la ley, una empresa no debería beneficiarse del trabajo de esa persona. Se ve que la corrupción del crimen, especialmente relacionada con las drogas, se refleja en el grupo más grande. Ganar dinero con un presunto criminal no es una buena idea en Japón. Lo que complica la cosa es que en el caso de Pierre Taki, él no es la única persona involucrada en hacer Judgment. Ni siquiera es la estrella del juego. Existe un gran daño colateral en el jishuku. Las empresas lo saben, lo que explica por qué siempre se disculpan por cualquier problema que cause su decisión, por mucho que valga la pena.


Ser arrestado por drogas, o cualquier otra cosa, en Japón no es una broma. Como señala Tofugu, el Departamento de Estado de EE.UU. emitió la siguiente advertencia acerca de cómo la legislación japonesa draconiana está relacionada con las sustancias controladas:

... los delincuentes pueden esperar largas penas de cárcel y multas. En la mayoría de los casos de drogas, los sospechosos son detenidos y se les prohíbe recibir visitas o relacionarse con alguien que no sea un abogado o un funcionario consular de Estados Unidos hasta después de la acusación. El confinamiento solitario es común.

Advertisement

También es alarmante que en Japón, las autoridades puedan retener a los sospechosos durante tres semanas sin acusarlos de un delito.

Los medicamentos recetados también pueden causar problemas. Tan solo pregúntale a la ejecutiva de comunicaciones de Toyota Motor Corp, Julie Hamp, quien fue arrestada por haber recibido oxicodona. Ella tenía una receta, pero bajo la ley japonesa, solo las partes designadas pueden importar el medicamento. La embajadora estadounidense, Caroline Kennedy, tuvo que intervenir para ayudar a liberar a la ejecutiva de Toyota. En 2015, arrestaron a una profesora de inglés, Carrie Russell, después de que Adderall le enviara su receta por correo a Japón, donde no es legal. La maestra fue trasladada de Tokio, donde vivía, a Nagoya, donde fue internada en un centro de detención para mujeres. Después de una intensa presión diplomática, Russell fue liberada 18 días después. Oregon Live la citó diciendo en ese momento: “A pesar de todo, amo Japón”.

Advertisement

(Si está visitando Japón, esta guía podría ayudarte a investigar qué medicamentos recetados se pueden llevar al país).

Según The Japan Times, donde escribo una columna mensual, el uso de drogas en Japón ha disminuido desde un máximo de 14.500 personas investigadas por el uso de narcóticos a un promedio anual de alrededor de 13.000. Sin embargo, eso podría deberse a la escasez de oficiales que trabajan en estos casos, ya que la cantidad de drogas que ingresan a Japón está aumentando. Además, el número de arrestos relacionados con la marihuana también aumentó en Japón (un aumento de 472 a un total de 3.008 arrestos, según DM.com). Japón tampoco ha sido tan duro con el cannabis como con otras drogas.

Advertisement

Japón decidió sus leyes sobre el cannabis después de que fuimos derrotados al final de la Segunda Guerra Mundial y los estadounidenses vinieron aquí”, dijo a DM.com Junichi Takayasu, curador del Museo de Marihuana en la Prefectura de Tochigi. “Japón en realidad tenía un uso pequeño pero prolongado del cáñamo, que se usaba para telas, papel y medicina tradicional. Pero eso cambió en 1945 porque los estadounidenses trajeron con ellos el concepto de prohibición total, tal como lo habían hecho con el alcohol en la década de 1920 y principios de 1930. Y no veo ninguna posibilidad de que el gobierno aquí afloje sus normas a corto plazo”.

Como señala Japan Update, el cannabis fue legal en Japón hasta 1948. Hay poca o ninguna evidencia de que se haya fumado tradicionalmente en Japón. En cambio, el cáñamo se usaba para hacer cosas como cuerdas sagradas sintoístas (abajo), entre muchos otros productos tradicionales. Es legal poseer semillas de cáñamo o fibras de cáñamo en Japón. Existen granjas legales de cáñamo, pero el cannabis que se cultiva en Japón, el cáñamo Tochigi Shiro, realmente no hace que la gente se coloque. Estados Unidos, que había prohibido el cannabis en 1937, hizo lo mismo durante la Ocupación de Japón con la Ley de Control del Cannabis. Esa ley, señala Japan Update, sigue siendo la base de la legislación de Japón contra el cannabis. Sin embargo, Estados Unidos ha actualizado su posición sobre el consumo de cannabis. Japón no lo ha hecho.

Advertisement

También viene a significar que no ha habido demasiadas conversaciones abiertas y honestas en Japón sobre las drogas. Son vistas como malas, y ya.

Advertisement

En los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el uso de estimulantes también fue rampante, con cuentos espeluznantes de crimen y asesinato. Open Democracy coloca el número en más de 550.000 adictos hasta la década de 1950 y señala que el alto crimen durante este período a menudo se da como la razón de la política de narcóticos de tolerancia cero de Japón. Sin embargo, una gran cantidad de problemas, incluyendo lidiar con los recuerdos de los horrores de la guerra, podrían explicar el aumento en el uso de drogas. La escasez de alimentos también podría explicar los crímenes.

Japón es ahora un país seguro con un bajo índice de criminalidad. Hay pocos incentivos para que los legisladores alteren las actitudes que tenían cuando Paul McCartney fue encarcelado durante más de una semana en 1980 después de llegar al aeropuerto de Narita con marihuana. En ese momento, las autoridades consideraron una sentencia de prisión de siete años, pero finalmente lo deportaron. “Estábamos a punto de volar a Japón y sabía que no podría conseguir nada para fumar allí”, dijo McCartney más tarde. “Aquel material era demasiado bueno para tirarlo al inodoro, así que pensé que me lo llevaría”.

Advertisement

Incluso a los famosos que han tenido roces legales con narcóticos fuera de Japón se les ha prohibido la entrada (en el caso de Paris Hilton, cuyos hoteles familiares están ubicados en todo el país) o detenidas (como lo fue Robert Downey Jr. durante seis horas).

Ha habido lagunas. Cuando llegué por primera vez a Japón a principios de siglo, los “hongos mágicos” se vendieron legalmente en tiendas y máquinas expendedoras en hoteles “de amor”. La razón de esto, como informa Stippy, fue que la ley japonesa prohibió el extracto químico de la psilocibina pero no los hongos reales. Cuando se vendieran los hongos mágicos, se empaquetaban en las tiendas principales con calcomanías que básicamente decían “Mirar pero no comer”. Los hongos finalmente fueron prohibidos en 2002, y por lo que recuerdo en ese momento, el rumor era que la decisión se debió a la Copa del Mundo y la afluencia de visitantes extranjeros.

Advertisement

Incluso con la política restrictiva que tiene Japón con respecto a las celebridades que violan sus leyes sobre drogas, las reapariciones son posibles si el talento de la celebridad es tan grande que el país está dispuesto a pasar por alto cualquier discriminación de drogas anterior. Sin embargo, se necesita tiempo.

Advertisement

Por ejemplo, después de que se les negaron las visas durante años, los Rolling Stones finalmente pudieron recorrer Japón, algo que ya han hecho durante décadas. Paul McCartney también puede hacer una gira y es recibido por admiradores y prensa japoneses.

Las celebridades japonesas lo tienen más difícil, pero Suzuki Shigeru de Happy End sí hace apariciones en NHK, una emisora ​​famosa. Noriko Sakai, que no ha estado en la televisión japonesa en 11 años desde su arresto, tiene programado hacer su regreso a la televisión a finales de este mes. Pero con el reciente problema de drogas de Pierre Taki, algunos se preguntan si es apropiado que haga su aparición televisada. Incluso con una década de jishuku, el momento no es exactamente el ideal.

Advertisement

Si vives en este país o simplemente estás de visita, mejor no consumas drogas en Japón.

Share This Story