Image: RDR2

Cuando sale un videojuego al mercado, la gran mayoría tiene el mismo rango de precios que oscila sobre los 60 dólares/euros. Se trata de un precio base, pero uno que antes no era así. Esta es la razón por la que la industria lleva 10 años proponiendo la misma cifra para las obras nuevas.

Lo cuentan los chicos de Tech Insider en su última pieza audiovisual. No estamos contando las ediciones especiales, con precios mucho más altos, sino el título nuevo y básico de una PS4, Xbox One o Nintendo Switch.

Advertisement

Hace años hubo un período donde los juegos costaban menos, sobre todo en la “era Nintendo”, pero con la llegada de la PlayStation 1 y la Nintendo 64 las cifras comenzaron a subir hasta los 50 dólares. Unos 10 años después, el precio aumentó con la PlayStation 3, la Xbox 360 y la generación de Nintendo Wii a los 60 dólares actuales. Desde entonces, las cosas se han mantenido así para los juegos de consola. ¿Por qué?

El precio, en este caso esos 60 dólares/euros, se debe principalmente a las expectativas del consumidor, por lo que si eres Nintendo, Sony o Microsoft o cualquiera de los otros editores o distribuidores de juegos, si lanzas un título a un precio base de más de 70 u 80 dólares/euros, existe una gran posibilidad que la gente simplemente no lo compre.

Además, tanto los consumidores como los editores de juegos se benefician hasta cierto punto de la etiqueta del precio establecido, no porque son esos 60 dólares/euros sean un chollo (que no lo son), sino porque simplemente hay un estándar, una expectativa. Piensalo así: la industria quiere que tengas claro que el próximo Call of Duty costará lo mismo que pagaste el año anterior, que sepas la cifra exacta, sin pagar más, que necesitas para llevártelo a casa.

Advertisement

En cambio, si eres un desarrollador o editor de juegos, este rango que se ha mantenido permite obtener ciertas expectativas de ventas.

No obstante, cuando las compañías de juegos ofrecen pases de temporada, contenido descargable o incluso algunas figuras, pueden cobrar más. Pero es en gran parte debido a las expectativas del consumidor, y no necesariamente solo por el coste de desarrollar juegos, porque los juegos cuestan decenas de millones de dólares en desarrollo y con los 60 dólares tienen que vender decenas de millones de copias para compensar.

Advertisement

Cuentan en Tech Insider que por la cantidad de dinero que se ha invertido, es por lo que que hay tantas formas en las que las compañías de juegos tratan de paliar lo caros que son los proyectos.

El precio base de salida de un título nuevo es demasiado poco para pagar la cantidad de dinero que se usa para crear los juegos de consola de gran éxito. Por eso existen los pases de temporada o contenido descargable o cualquiera de las otras formas en que las compañías de juegos han descubierto cómo tratar de obtener más de lo que tienen”, zanjan en el medio. [TechInsider]