Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué las enfermedades aumentan o disminuyen con las estaciones, y qué significa para el coronavirus

Ilustración para el artículo titulado
Imagen: Health

Los científicos y médicos han observado que durante miles de años algunas enfermedades, como la poliomielitis o la gripe, aumentan y disminuyen con las estaciones. Así que la pregunta parece clara: ¿Cuál es la razón para ello y cómo afectará también a COVID-19?

Advertisement

Fijémonos en la gripe. Suele desaparecer en el verano para regresar a finales del otoño o el invierno. ¿Podría la llegada del verano al hemisferio norte mitigar la propagación de COVID-19?

Lo cierto es que no hay una regla aritmética en cuanto a enfermedades y estaciones. Se sabe que docenas de ellas son estacionales. El rotavirus, la causa más común de diarrea grave en niños de hasta cinco años y uno de los virus causante de la gastroenteritis, se propaga con fuerza en el suroeste de Estados Unidos a mediados de invierno, pero en cambio prefiere la primavera en el noreste. La sífilis parece favorecer el invierno en China, al igual que la hepatitis C en India. Incluso antes de que se inventara la vacuna, la polio era una enfermedad “de verano”, razón por la que las piscina se cerraban para detener su propagación. 

Advertisement

¿Por qué ocurren estos cambios dependiendo de la estación? Algunos investigadores sugieren que los virus pueden sobrevivir mejor en algunas estaciones. Por ejemplo, cuando un paciente con gripe estornuda, el virus de la gripe se dispersa en miles de pequeñas gotas que a su vez se evaporan a diferentes velocidades debido a los cambios estacionales en la humedad y la temperatura.

Los científicos sospechan que eso puede destruir la frágil membrana externa o envoltura que rodea a cada virus de la gripe. Otro factor puede ser que pasamos menos tiempos en interiores en verano, o los típicos cambios en nuestra dieta.

Sin embargo, y como explica en Science la investigadora Micaela Martinez, podría existir otra posibilidad. ¿Qué ocurre si nuestro sistema inmunológico cambia con las estaciones? Es algo que ocurre en los animales. Por ejemplo, con la tarabilla común, una especie de ave de la familia Muscicapidae. El pequeño animal aumenta su sistema inmunológico para matar bacterias en el verano antes de migrar.

Advertisement

Un estudio en humanos encontró que las vacunas contra la gripe administradas por la mañana desencadenaron una mejor respuesta que otras administradas por la tarde, lo que sugiere que la inmunidad podría tener un ciclo diario o circadiano. Los investigadores explicaron que la reacción estaba influenciada por la melatonina, la hormona que crece por la noche y disminuye al amanecer.

Martinez trabaja en estos momentos centrada en este aspecto. Monitoreando los cambios corporales de las personas bajo condiciones de iluminación controladas. El pasado mes de diciembre un grupo de 12 personas ingresaron en su laboratorio. Se detectaron hasta 16 virus respiratorios diferentes en la nariz.

Advertisement

Cada uno de los sujetos tenía sus propias habitaciones con temperatura regulada permaneciendo durante 24 horas con poca luz, tomándoles muestras de sangre varias veces durante el día para descubrir cómo afecta la luz diferente en invierno, primavera, verano y otoño a las células inmunes del cuerpo, y cómo cambian sus ubicaciones y números en el cuerpo, afectando en última instancia en nuestra capacidad de prevenir diferentes enfermedades.

Con respecto a COVID-19, todavía se necesitarán más estudios para averiguar qué camino tomará con respecto a las estaciones. Se trata de una enfermedad nueva que apareció hace pocos meses, por tanto, es demasiado temprano para saber si es estacional.

Advertisement

Podemos lanzar hipótesis fijándonos en sus “primos hermano”, otros coronavirus que causan el resfriado común alcanzando su punto máximo en invierno. Sin embargo, estos han estado circulando durante mucho tiempo en la población humana, en cambio, COVID-19 es nuevo, y nadie tiene inmunidad.

Esto hace que, incluso si las condiciones son menos hospitalarias en verano, el virus podrá seguir propagándose, aunque con suerte, a un nivel inferior. [ScienceMag]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter