Captura de pantalla: Engineering Explained (YouTube)

El Volkswagen Up GTI que tuve en Francia el verano pasado fue un sueño. Tenía unas fastuosas llantas de 17 pulgadas con neumáticos de perfil bajo. Todo iba bien hasta que un día, recorriendo la costa pasé sobre una pequeña roca en la carretera. 10 segundos después supe que algo iba terriblemente mal.

Los neumáticos de bajo perfil están muy de moda en estos días, sobre todo por su estética. Los fabricantes de automóviles quieren proyectar una imagen de rendimiento y deportividad. Sin embargo, la realidad es que a la mayoría de las personas, incluso esas que piensan que están en el lado del rendimiento super hiper ultra deportivo, no necesitan esa basura de neumáticos.

Es cierto que los neumáticos de bajo perfil pueden ofrecer algunas ventajas en una pista de carreras, pero la mayoría de las personas no pasan todos los días en una pista perfecta. La mayoría de la gente conduce en carreteras con baches que son mortales para los neumáticos de bajo perfil. ¿Disfrutas del estrés de conducir un automóvil con llantas de perfil bajo que pueden acabar destrozadas en un segundo por una piedra de apariencia inocua? Entonces deja de leer y siéntete libre de gastar tu dinero en llantas de bajo perfil.

Para el resto de los mortales propongo neumáticos con paredes laterales más altas que resisten mejor y que (para mi gusto) también se ven mejor. Así cuando nos topemos con un bache, no terminaremos en el taller con una factura de reparación masiva, que es lo que le pasó a nuestro amigo Jason Fenske de Engineering Explained con su Tesla Model 3 Performance.

No hay nada sorprendente sobre este video. 2.600 dólares por reemplazar dos llantas y dos neumáticos en un vehículo de lujo es el precio correcto, pero Fenske está totalmente en lo cierto acerca de la inutilidad de las llantas del Model 3. El bache que reventó sus dos neumáticos del lado del pasajero no afectó a nadie más en la hora y 40 minutos que estuvo varado en la cuneta.

Advertisement

Eso es porque esas otras personas lograron evitar el bache o tenían neumáticos con paredes laterales adecuadas. O simplemente tuvieron suerte. En cualquier caso, conducir un automóvil con llantas de bajo perfil es una invitación al desastre, especialmente en un automóvil como el Model 3, que, como señala Fenske, pesa más de 1.800 kilos, lo que hace que los neumáticos Michelin Pilot Sport 4S de 20 pulgadas tengan aún más estrés. La llanta que llevan los Tesla es una 35 bastante baja (235/35/20 para ser exactos). Es un perfil aún más bajo que la 195/40/17 que tenía mi Volkswagen cuando le pasó lo mismo.

Esto no es un problema de Tesla o de Volkswagen. Es un problema de cualquier automóvil con neumáticos de bajo perfil porque los automóviles de lujo en estos días tratan de mostrar su rendimiento pero al mismo tiempo cada vez son más pesados.

Advertisement

Foto: Erik Shilling (Jalopnik)

Para rematar, cuando se reventó el neumático del Up GTI que llevaba en Francia y me detuve en la cuneta para buscar un repuesto descubrí que en su lugar solo había un compuesto para reparar pinchazos sobre la marcha que no sirvió para nada en absoluto. El coche me duró una semana.

Advertisement

Deshazte de tus neumáticos de bajo perfil lo antes posible.