Si lo único que sabes que es que la Tierra está girando hacia el este a 1.180 km/h, lo normal es pensar que si tomas un avión cuya ruta vaya hacia el oeste, deberías llegar más rápido a tu destino, ya que el planeta está literalmente girando hacia nosotros, ¿no es así?. Ocurre que las cosas nunca son tan fáciles.

En realidad y para que destierres esa “loca” idea de la cabeza, la respuesta corta es no. ¿Por qué? Porque ese supuesto avión que tomas hacia el oeste también se ve afectado por el giro de la Tierra, lo que significa que está girando lejos de tu destino mientras el mismo destino gira hacia nosotros. Parece un rompecabezas, pero no lo es tanto, tal y como lo explicaban los chicos de MinutePhysics en su vídeo.

Advertisement

Mientras que la Tierra está girando más o menos a esos 1.180 km/h hacia el este, el suelo y todo lo que hay en él viajan aún más rápido, a unos 1.670 km/h. Esto incluye que el aire sobre el suelo viaje a esta velocidad en dirección este. Por tanto, para que un avión llegue a algún lugar, tiene que moverse en relación con el suelo.

Es más, curiosamente, y gracias a efectos como el Jet Stream (corrientes de chorro) y las rutas de los aviones, cruzar el Atlántico de oeste a este puede resultar más rápido. [Minutephysics]