Image: Pixabay

Cuando dicen que a los niños les cuesta menos aprender dos idiomas a la vez es verdad. Por esa misma razón, a partir de cierta edad, aprender una nueva lengua cuesta más y más. Un nuevo estudio realizado por investigadores de Boston ha encontrado la edad en la que las cosas comienzan a ponerse más difíciles.

El trabajo publicado tiene al psicólogo Steven Pinker como autor principal. El equipo de Pinker encontró que a partir de los 18 años la capacidad de aprendizaje de idiomas comienza a disminuir. No sólo eso. En el caso de que quieras hablar como un nativo, tus posibilidades son mejores si comenzaste a aprender mucho antes que en la mayoría de edad, a los 10 años.

Advertisement

A través de los resultados de una prueba de gramática online que circuló en Facebook, los investigadores determinaron que los niños tienen la mejor capacidad para aprender reglas gramaticales complejas, mientras que aquellos de nosotros que comenzamos a aprender un idioma en la edad adulta “a menudo se cargan con un acento y errores gramaticales generalizados”.

Los hallazgos de Pinker y su equipo se han publicado en la revista Cognition, y ahora están en el proceso de desarrollar pruebas similares para hablantes de español y mandarín.

Image: Pixabay

Advertisement

Al parecer, la prueba online se realizó a casi 700.000 usuarios de Facebook divididos en todo tipo de edades de todo el mundo, en realidad uno de los estudios lingüísticos más grandes jamás realizados, según Scientific American. Se les preguntó su edad, cuánto tiempo habían estado aprendiendo inglés y los países en los que habían vivido durante al menos seis meses.

El estudio encontró que las personas que aprendían un idioma por inmersión eran más fluidas que las que aprendían en el aula. Con base en los resultados de estas pruebas y la demografía, el equipo desarrolló modelos para predecir cuánto tiempo lleva lograr la ansiada fluidez en un idioma.

¿El resultado? Los investigadores no están seguros de qué causa la drástica disminución después de los 18 años, pero creen que tiene algo que ver con el hecho de que el cerebro se vuelve menos adaptable en la edad adulta.

Advertisement

Dicho esto, el trabajo explica que los estudiantes de idiomas aplicados todavía pueden llegar a ser competentes, incluso fluidos, hasta en la edad adulta. De hecho, un estudio de 2014 reveló que aprender un nuevo idioma como adulto puede ayudar a desacelerar la disminución del cerebro, y otros estudios señalan los beneficios de ser bilingüe, incluida la aparición posterior de la demencia.

La mala noticia es que no será tan fácil como decirlo. El estudio de Boston concluyó que se requieren 30 años para dominar completamente un idioma, así que lo mejor es ponerse cuanto antes. [BBC vía MentalFloss]