Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Parece que Flash está por fin, después de varios años de idas y venidas, herido de muerte. Los problemas de seguridad se amontonan, consume demasiados recursos y, sobre todo, ya hay alternativas mejores. ¿El problema? La única manera de librarse complemente de cualquier riesgo es eliminándolo.

Advertisement

Como explica Graham Cluley, el pobre de Flash ha venido arrastrando todos estos años vulnerabilidades zero-day, exploits y parches insuficientes. Aunque las extensiones o aplicaciones que lo bloquean por defecto y sólo lo activan a petición del usuario son útiles, la realidad es que son insuficientes.

Flash ha acabado siendo un cajón de sastre de proporciones tan mayúsculas que tenerlo desactivado en el navegador no supone realmente ninguna ventaja en términos absolutos. Puede encontrarse también en Office o en archivos PDF y Adobe Reader, por poner algunos ejemplos.

Como siempre, es un balance delicado, en entornos corporativos o donde la seguridad sea un imperativo, Flash hace tiempo que debería haberse evaporado por completo. Para uso personal, y para aquellas webs que todavía hacen uso del mismo (Twitch y Spotify Web Player son los dos mejores ejemplos que me vienen a la cabeza) la opción de bloquearlo por defecto y permitirlo sólo mediante excepciones puede seguir siendo una solución temporal siempre y cuando, obviamente, se conozcan los riesgos. [vía Graham Cluley, Fortinet]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story

Get our newsletter