Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué las grandes compañías están sacando ahora sus servicios de suscripción de videojuegos

El mando de Google Stadia
Foto: Gizmodo

Igual que ha ocurrido con el boom de los servicios de streaming, está ocurriendo algo parecido con el mercado de los juegos, que cada vez inundan más el mercado para tratar de dominar el mercado del entretenimiento. Netflix, por ejemplo, dijo en un informe de ganancias a principios de este año que se veía a sí mismo como compitiendo con “Fortnite más que con HBO”.

De acuerdo con un estudio reciente de Deloitte, más millennials (personas de hasta 35 años, según el estudio) tienen ya servicios de suscripción de juegos (53 por ciento) que personas que pagaron servicios de suscripción tradicionales de televisión (51 por ciento), que incluyen televisión por cable, satélite, y fibra. Las suscripciones de juegos de los millennials aumentaron significativamente respecto al año pasado (44 por ciento).

Advertisement

Estos hallazgos forman parte de la 13ª edición de la encuesta de tendencias de medios digitales de Deloitte. Según la consultora, aunque el número de jugadores se ha mantenido más o menos igual, la forma en que las personas están jugando en estos últimos años ha sufrido un cambio notable a medida que los juegos de PC bajan y los juegos móviles van en aumento.

“El nivel de penetración de los juegos entre los millennials es más alto que la penetración de la televisión de pago, una indicación de que los adultos más jóvenes tienen menos probabilidades de quedar satisfechos con las opciones de entretenimiento tradicionales” afirmaba el estudio.

Este cambio de preferencia entre las generaciones más jóvenes que provoca que se alejen de los medios tradicionales no es algo que se le escape a las grandes compañías. Un repaso rápido: entre las grandes empresas tenemos el xCloud de Microsoft, Stadia de Google y el Arcade de Apple, todos pensados para ser lanzados este mismo año.

Resulta bastante obvio llegados a este punto que las grandes compañías del entretenimiento buscan hacerse con el mayor trozo del pastel del streaming que actualmente está dominado por gigantes como Fortnite o Netflix. El aumento de este tipo de servicios significa que están listos para proveerte de contenido. Pero el streaming de videojuegos conlleva muchos más problemas técnicos que los que supone ver el último episodio de Stranger Things. También supone el inicio de una nueva era en la que no serás el dueño de los juegos a los que juegas.

Advertisement

La gran pregunta para este floreciente sector es si estos mismos millennials que ya están pagando suscripciones mensuales de juegos están listos para apostar por el streaming de videojuegos.


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES

Share This Story