Probablemente hemos visto muchas veces en televisión esa escena en la que un policía forense recupera triunfante un pelo de la escena de un crimen y resuelve un caso de asesinato. La realidad, sin embargo, es que los pelos son tan malas pruebas forenses que el FBI está reabriendo miles de casos.

La agencia de investigación estadounidense ha reconocido que lleva desde 2012 repasando cerca de 2.600 casos en los que la condena se obtuvo a partir de pelos recuperados de las escenas del crimen. La cuestión es muy seria. Resulta que en el 96% de los 268 casos revisados hasta ahora, el pelo hallado en el caso no aporta pruebas concluyentes a la luz de análisis actuales. De esos 268 casos, 32 terminaron con una sentencia de muerte y 14 acusados ya han sido ejecutados o han muerto en prisión.

Durante casi 20 a√Īos (Entre 1980 y 1999) el an√°lisis microsc√≥pico de pelos se utilizaba para determinar coincidencias entre la fibra encontrada y las del acusado. Expertos en medicina forense como la doctora Georgina Meakin, del Colegio Universitario de Londres, es que este tipo de an√°lisis es muy poco fiable a la hora de determinar una coincidencia entre dos pelos. ‚ÄúLa comparaci√≥n microsc√≥pica de pelo puede ser √ļtil para excluir a un individuo como posible fuente del pelo en cuesti√≥n, pero para determinar una coincidencia es necesario un an√°lisis de ADN‚ÄĚ explica la doctora Meakin a New Scientistt.

En los a√Īos 80 y 90, los laboratorios de investigaci√≥n forense no estaban muy vinculados a la comunidad cient√≠fica, y los an√°lisis de pelo a menudo se exageraban en los tribunales.

Para empeorar el problema, no todos los pelos tienen ADN que pueda ser comparado. Para poder extraer ADN, el pelo debe tener intacta la ra√≠z. De lo contrario lo √ļnico que se puede extraer es ADN mitocondrial, que tan solo sirve para determinar una herencia gen√©tica por l√≠nea materna.

Advertisement

Hoy en día el análisis de muestras de pelo es mucho más serio, pero en esas dos décadas, hay pruebas cuyo análisis puede poner en entredicho las sentencias en algunos casos. La Asociación Nacional de Abogados Defensores de Estados Unidos (NACDL) y una asociación llamada Innocence Project son los principales impulsores de esta revisión masiva de casos penales. [Innocence Project vía New Scientist y Washington Post]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)