Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Por qué Viggo Mortensen rechazó el papel de Wolverine (y cómo su hijo puso contra las cuerdas a Bryan Singer)

Ilustración para el artículo titulado Por qué Viggo Mortensen rechazó el papel de Wolverine (y cómo su hijo puso contra las cuerdas a Bryan Singer)
Imagen: Fox / Disney

Estamos tan acostumbrados a ver a Hugh Jackman en el papel de Wolverine, que nos cuesta mucho imaginar al mutante de garras de adamantium con otro rostro que no sea el del actor australiano. Sin embargo, Jackman no era la primera opción. Antes contactaron a Viggo Mortensen.

Advertisement

Mortensen rechazó el papel, pero lo curioso fueron las circunstancias en las que lo hizo. El actor ha recordado aquella anécdota en una entrevista para el podcast Happy Sad Confused. La primera razón por la que Mortensen rechazó el papel era porque sabía que meterse en la piel de Wolverine implicaba hacerlo durante años y para un número indeterminado de películas, y esa perspectiva le ponía nervioso.

Lo que me molestaba en aquella época era tener que comprometerme a hacer incontables películas haciendo del mismo personaje una y otra vez. La idea me ponía muy nervioso.

Resulta irónico, porque pocos meses después de entrevistarse para el papel de Hombre X, Mortensen aceptó otro papel de largo recorrido que le catapultó a la fama internacional, el de Aragorn en El Señor de los Anillos. Claro que Peter Jackson rodó la trilogía del tirón y esta no se prolongó tanto en el tiempo como la saga de películas de los X-Men.

La segunda razón por la que Mortensen rechazó el papel de Wolverine tiene que ver con su hijo Henry. Resulta que Viggo no es especialmente entusiasta de los cómics, pero su hijo sí, y el joven de los Mortensen (que por aquel entonces debía tener alrededor de 12 años) tuvo unas cuantas diferencias creativas con el director de X-Men, Brian Synger.

Me llevé a mi hijo Henry a la reunión con el director, un poco como amuleto de la suerte, pero también como guía. En mi cabeza pensé que podría aprender un par de cosas de la entrevista, pero entonces se puso a leer el guión y de repente dijo: “Esto está mal. Esto no es así.”

El director le preguntó: “¿Estás familiarizado con el personaje?” y Henry replicó: “Sí, pero no es así”. Y de repente me pasé el resto de la reunión viendo como Brian Synger le explicaba a mi hijo que es que se había tomado ciertas libertades creativas. Cuando salimos de allí Henry me preguntó si cambiarían las cosas que dijo. “No lo creo”, le dije, “pero de todos modos no voy a aceptar el papel porque no quiero hacerlo durante años”.

El caso de Mortensen no es ni mucho menos el único. X-Men (2000) es una de esas películas en las que los actores protagonistas pudieron haber sido muy diferentes. El guionista de las dos primeras películas, David Hayter contaba en THR que se barajó a Angela Basset, Janet Jackson y Mariah Carey para hacer de Storm. Terence Stamp sonó para hacer de Profesor Xavier y hasta Michael Jackson semencionó como posible actor para hacer de Charles. Shaquille O’Neall quería hacer de Bishop, pero al final quitaron el personaje porque no era tan conocido. Aparte de Mortensen, se consideró dar el papel a Dougray Scott y Bob Hoskins.

Al final todos salimos ganando de aquella reunión. Henry Mortensen nos regaló un Aragorn fantástico (se dice que su opinión tuvo mucho peso a la hora de que su padre aceptara el papel) y un Wolverine fantástico en la piel de Hugh Jackman. [Geek Tyrant]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.