Halloween no se celebra igual en todos los países, de hecho en algunos ni se celebra, pero es imposible no echar un vistazo a la creatividad de la gente con los disfraces. Y este es uno que merece mención: Baby LED. No sé qué es mejor, si el nombre, el disfraz o la cara de felicidad del crío.

El Baby LED sirve para recordarnos que no hace falta nada sofisticado para tener una gran idea. Basta algo de imaginación. Si eres de los que celebran Halloween y tienes en mente algún tecno-disfraz curioso, ya sabes, cuéntanos debajo (con foto, mejor que mejor). [vía Charlie White]