Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media

Este modelo es el ejemplo perfecto de que no siempre lo más caro es lo mejor

Imagen para el artículo titulado Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

Hablar de las bondades de unos auriculares de gama alta es, en cierto sentido, bastante fácil. Generalmente traen a escena lo último en tecnología acompañado de un diseño y unos materiales espectaculares. Sin embargo, la gama media es una liga mucho más complicada. ¿Cómo llamar la atención de un posible comprador de auriculares con un presupuesto más reducido? Skullcandy lo ha logrado con la evolución de su gama Hesh, ahora con cancelación de ruido activa.

Advertisement

Creo firmemente que a la hora de elegir unos auriculares nadie debería hacerse con unos por lo que escuchen o lean en cualquier medio. Es fundamental que antes los pruebes, porque quitando el diseño (y ese logo que tanto entra por los ojos a muchos), la experiencia auditiva es tan personal y única que lo que a mí me resulta nítido o “gordo”, a otra persona le puede resultar sobrecargado o incluso excesivo. No hay dos oídos iguales, así que antes de comprar vale la pena probar.

Dicho esto, siempre vamos a poder medir una serie de parámetros con los que evaluar si estamos ante un dispositivo más, “del montón”, o ante algo que realmente se sale de la norma y vale la pena. Veamos por qué creo que si estás buscando unos auriculares inalámbricos con calidad de sonido, cancelación activa y a un precio que asequible, el Hesh ANC debería estar en tu lista.

Simplicidad “Premium”

Imagen para el artículo titulado Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo

Mi experiencia anterior con Skullcandy fue con los Crusher ANC, es decir, la gama más alta de la compañía con la que busca posicionarse en la liga de los Sony wh-1000xm4 y similares, por tanto, fue interesante ver hasta dónde eran capaces de llegar unos “cascos” que cuestan casi un tercio de estos últimos.

Por supuesto, los Hesh ANC son otra cosa. Ni el material, ni los extras en la caja, ni la bolsa para guardarlos nos dicen gran cosa, ni rastro de ostentación, sin embargo, de lo que se trata cuando compramos unos auriculares es de que todo funcione y “suene” bien, y en eso estamos ante uno de los mejores gama media que hay en el mercado.

Advertisement

El equipo viene pelado de “extras”. En la caja nos viene lo puramente esencial: los auriculares, una bolsa de transporte muy sencilla, un cable de audio Jack de 3,5 milímetros y un cable USB-C para cargarlo.

Los Hesh ANC tienen un diseño básico pero elegante, sobrio y minimalista, así que supongo que gustará a aquellos que no buscan llamar la atención (personalmente me encantan). El material es principalmente plástico y el logo de la calavera de la compañía es apenas imperceptible a un lado de la diadema. A cambio, tenemos un auricular muy liviano y suave al tacto.

Advertisement
Imagen para el artículo titulado Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media
Imagen: Skullcandy

Las orejeras también cumplen, porque después de estar utilizándolos una semana durante la jornada de trabajo, puedo decir que son increíblemente cómodos (y lo dice alguien al que normalmente le suelen incomodar equipos de diadema pasadas unas horas). Skullcandy cuenta que las almohadillas están hechas de espuma viscoelástica diseñadas para distribuir la presión de manera uniforme. No puedo más que afirmarlo, cuando los he sacado a la calle me he sentido igual de cómodo.

Advertisement

Por no tener, no tiene ni interruptor de encendido automático ni controles tácticos exquisitos, y ni falta que le hace. Los únicos cuatro botones desde los que controlamos todo se encuentran en el auricular derecho. Son pequeños y muy fáciles de reconocer al tacto (que no táctil). Puede parecer la típica crítica de abuelo cebolleta, pero en mi experiencia, muy pocas marcas han conseguido unos controles táctiles realmente eficientes, así que esta fórmula “vintage” me parece un acierto.

Desde los botones podemos acceder fácilmente al encendido, apagado, subir/bajar volumen, saltar pistas hacia delante/atrás, contestar/finalizar llamadas, emparejar el dispositivo o activar el ANC y el sonido ambiental.

Advertisement

Conexiones y una batería espectacular

Imagen para el artículo titulado Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo
Advertisement

Hablemos de las conexiones. El emparejamiento con otros dispositivos es tremendamente sencillo. En mis pruebas, tanto en dispositivos Apple como en Android, la conectividad fue sólida a través de Bluetooth, lo mismo con el iMac de trabajo. No es un tema baladí, y sobre todo tratándose de una gama media que suele fallar en lo esencial, con conexiones que se pierden o se conectan y se desconectan de los dispositivos. En cualquier caso, los Hesh ANC también incluyen conector jack para aquellos que prefieran conexión a través de cable.

La batería es, probablemente junto al sonido, lo que más me ha sorprendido del equipo. Skullcandy dice que tiene una duración de 22 horas para estos auriculares supraaurales con ANC, y 30 horas cuando el ANC está apagado. ¿La realidad? Tras una carga completa llevo una semana usándolos a diario en la jornada de trabajo, jugando con el ANC y el sonido ambiente, y todavía siguen “vivos”. Me parece que es algo bastante impresionante, y todavía más comparándolos con otros equipos que juegan en la misma liga.

Advertisement

Además, los Hesh ANC tienen la opción de carga rápida queofrece tres horas de reproducción de música con solo 10 minutos enchufado. Dicho de otra forma, la batería no solo no es un problema, si buscas un equipo todoterreno que dure sesiones intensivas, este debería estar en los futuribles.

Skullcandy también le ha añadido integración con el rastreador Tile, así que tanto si están apagados como si no, basta con acudir a la app para que estos emitan un sonido con el que localizarlos en casa. De haberlos perdido fuera, Tile es capaz de ofrecer su última ubicación actualizada en un mapa conectándose a los dispositivos de otros usuarios de la app.

Advertisement

Sonido potente y ANC a prueba de bebés

Imagen para el artículo titulado Probamos los Hesh ANC de Skullcandy: casi todo lo que le pido a unos auriculares premium está en estos gama media
Imagen: Miguel Jorge/Gizmodo
Advertisement

Todo lo dicho hasta ahora perdería muchos enteros si el sonido y la función estrella, la cancelación de ruido, no estuvieran a la par. Aquí tengo que volver a repetir lo dicho al comienzo: el sonido es una cuestión de gustos muy personal, pero si tuviera que definir con una palabra la gama de matices que ofrecen los Hesh ANC, esa sería “contundentes”.

En este sentido, el modelo bebe mucho de lo conseguido por la compañía con sus hermanos mayores, los Crusher ANC. Estos cuentan con la función de bajo sensorial ajustable, una tecnología que proporciona “vibraciones sensoriales” más profundas en cada bajo o grave. A la hora de la verdad, la función estrella de los gama alta era un juguete para cualquier aficionado a los bajos gordos, pesados y profundos.

Advertisement

Los Hesh ANC no cuentan con esta función, por supuesto, pero me da la sensación de que la han implementado, o al menos en parte, como característica general del sonido que emiten los auriculares. El audio suena nítido, pero sobre todo grave, intenso si escuchamos electrónica o rock, pero sin un exceso de distorsión que suele darse en tantos auriculares cuando subimos demasiado el volumen. Esto me parece muy meritorio porque a la contundencia de los graves se le ha añadido una capa que rebaja el conjunto para no eclipsar medios, las voces o el resto de instrumentos.

Por contra, aquí sí debo añadir un pequeño “pero”, y es que los Crusher ANC permitían cambiar la configuración del ecualizador o reducir los graves según el gusto del usuario a través de la app de la compañía. En este caso no hay compatibilidad y debemos conformarnos con el sonido “de fábrica”.

Advertisement

Por último, la cancelación de ruido es más que efectiva. La prueba “del algodón” la pasó con nota cuando me puse a trabajar con mi hija (de meses) en mitad de un berrinche. El momento en que presioné el botón y la voz me reconocía la activación del ANC fue como pasar del in... al cielo en microsegundos. De nuevo, tratándose de un gama media, el ANC es sorprendente, el ruido pasa a ser reemplazado por un ligero, suave y casi imperceptible silbido blanco muy, muy conseguido.

En cuanto al modo ambiental, es decente, realiza su función sin estridencias aunque reconozco que por norma general no soy muy fan de esta función en ningún dispositivo, no le encuentro mucho sentido.

Advertisement

Conclusión

Los Skullcandy Hesh ANC cuestan 129,99 euros (en estos momentos 99 euros de oferta) y hay tres modelos de colores a elegir: negro, gris y blanco. A ese precio y con el rendimiento que tienen y las funciones que ofrece me parece una de las mejores inversiones para aquellos que busquen auriculares “buenos, bonitos y baratos”.

Advertisement

Por supuesto, no tienen el mejor acabado o lo último en tecnología, pero es que muchas veces confundimos lo “caro” con lo mejor, y este modelo es el ejemplo perfecto de que no siempre es así. Casi todo en los Hesh ANC funciona por encima de la media.

¿Debería comprarlos? Mi respuesta es que deberían estar en cualquier lista, aunque antes de ello siempre compara y prueba en una tienda que el sonido se ajuste a tu oído y a lo que estás buscando.