Pronto dirás adiós a las fotos con mal contraste gracias a un sensor del MIT

Estas en una terraza disfrutando del verano con otra persona y decides inmortalizar el momento. Sacas tu móvil, le tomas una foto y ¡Alehop! El fondo queda iluminado en exceso y tu acompañante es una silueta más negra que el trasero de un grillo. Si has sido hábil y has obligado a la cámara a compensar la luz en primer plano. La persona saldrá normal, pero rodeada de un halo blanco donde debería haber un soleado paisaje estival.

Advertisement

No es culpa tuya, sino de las limitaciones de los sensores actuales, especialmente los de los teléfonos móviles, cuya capacidad para captar tonos intermedios en fotos con un contraste muy alto es limitada.Ese problema derivado de la exposición pronto será historia gracias a una nueva cámara del MIT.

La cámara en cuestión se llama Modulo, y tiene la particularidad de que cada uno de los píxeles de su sensor es capaz de medir la cantidad de luz que recibe. Si se satura con una cantidad de luz a partir de cierto margen, se reinicia y vuelve a recibir luz, y así cuantas veces sean necesarias. Después, establece un promedio que calcula exactamente la cantidad de luz recibida, y cuál sería la luz óptima para ese puto concreto de la imagen. Se puede pensar en ello como una versión perfeccionada del sistema HDR que opera de forma independiente en cada pixel en lugar de tomar varias imágenes y cotejarlas.

Aún es pronto para ver cuál será la calidad final de este dispositivo, o cuando saldrá de la fase de prototipo para convertirse en un producto comercial. La idea de tomar fotos sin preocuparse de la medición de contraste también es algo que se nos hace especialmente raro, sobre todo si lo que buscamos precisamente es un contraste dramático. [MIT Media Lab vía Petapixel]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story