Es cierto. Tomar fotos en RAW es engorroso. Los archivos en este formato pesan una barbaridad, y para abrirlos hay que instalar aplicaciones espec√≠ficas que no siempre son f√°ciles de usar. Pese a todas las pegas, no hay ning√ļn fot√≥grafo que no recomiende este formato. La raz√≥n la pod√©is ver en este GIF que muestra el antes y el despu√©s de retocar una imagen RAW.

Advertisement

Realizar ese retoque en JPG es directamente imposible. Si los RAW pesan tantos MB es porque almacenan mucha más información de luz, detalle y color de la fotografía que cualquier otro formato, especialmente los comprimidos como el JPG. Mediante programas como Photoshop o Lightroom es posible manipular los valores de la imagen hasta convertir una fotografía aburrida y descartable en una toma sensacional.

Por supuesto, si lo que buscáis es rapidez, y la posibilidad de enviar la foto directamente a redes sociales, es mejor el JPG. En el vídeo a continuación, el fotógrafo Glyn Davis parte de una instantánea de sus vacaciones en RAW y va manipulando los valores de luces sombras y color hasta sacar todo el potencial oculto. Aunque el vídeo está en inglés, resulta muy recomendable. [vía Glyn Davis]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)