Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Putin anuncia la primera vacuna del COVID-19: qué sabemos de ella

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Alexei Druzhinin (Getty Images)

Vladimir Putin dice tener la primera vacuna del COVID-19, desarrollada por el Instituto de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya en Moscú. El martes, el presidente ruso anunció en la televisión estatal que Rusia había aprobado la vacuna. “Sé que funciona con bastante eficacia”, dijo. “Forma una inmunidad estable”. Pero ¿qué es lo que sabemos sobre esta vacuna?

Advertisement

Como han señalado muchos medios de comunicación, la falta de transparencia, incluida la revisión básica por pares, genera preocupaciones sobre si los creadores de esta vacuna han eludido los protocolos de seguridad para llevarla a las masas (y presumiblemente vencer a Occidente; la vacuna no se llama “Sputnik V” por casualidad). El New York Times afirma que la vacuna no se ha sometido a ensayos de fase III, pero Putin dijo a los funcionarios del gobierno que “ha pasado todas las pruebas necesarias”.

Putin también aseguró que su propia hija había recibido una dosis de Sputnik V, que es como empiezan todos los ensayos clínicos, por supuesto.

Advertisement

El Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), un fondo soberano establecido por el gobierno ruso que financió la investigación, ha publicado un sitio web extraño, se podría decir que incluso propagandístico, sobre la vacuna y por extensión sobre la propia Rusia, con un artículo que supuestamente revela una conspiración anti-Rusia. “Este artículo de opinión, que cuenta la historia detrás de la creación de la vacuna rusa contra el COVID-19 y enfatiza la voluntad de Rusia de cooperar con la comunidad internacional, ha sido rechazado por todos los principales medios occidentales”, dice el artículo. El RDIF tiene la intención de “levantar el bloqueo impuesto a la información positiva sobre la vacuna rusa del COVID-19.

“El ‘momento Sputnik’ ha sucedido”, escribió el director ejecutivo de RDIF, Kirill Dmitriev, en el artículo de opinión antes mencionado, refiriéndose a la supuesta vacuna revolucionaria antes de elogiar los otros logros de Rusia, incluida una vacuna contra la viruela administrada a Catalina la Grande “30 años antes de la primera vacuna de Estados Unidos”. Dmitriev afirma que el RDIF ha llegado a “acuerdos internacionales” para producir 500 millones de dosis al año, para empezar, aunque también afirma que la demanda de Sputnik V ha superado las mil millones de dosis.

Advertisement

En una sección titulada “Enfrentando el escepticismo”, Dmitriev afirma que los resultados de las dos primeras fases de los ensayos se publicarán este mes, “en línea con los requisitos internacionales”, y mostrará que “todos los participantes de los ensayos clínicos desarrollaron un 100% de inmunidad al COVID-19". La producción en masa se espera para septiembre, según Dmitriev, que anuncia planes para realizar ensayos clínicos en otros tres países.

El artículo no especifica cuántas personas recibieron la vacuna, aunque según el organismo de control de ensayos clínicos de Rusia, la Asociación de Organizaciones de Ensayos Clínicos (ACTO) —que envió una carta al ministro de Salud, Mikhail Murashko, solicitando que el ministerio pospusiera la emisión del registro estatal para la vacuna hasta que sus desarrolladores completaran todas las etapas de los ensayos clínicos— Gamaleya ni siquiera ha completado las pruebas en cien personas.

Advertisement

En declaraciones a Bloomberg, la directora ejecutiva de ACTO, Svetlana Zavidova, llamó a la vacuna una “caja de Pandora”, y afirmó que las empresas rusas están eludiendo las reglas en torno a los ensayos clínicos que están “escritas con sangre”.

Según Dmitriev, el “verdadero secreto” de la rapidez del Instituto Gamaleya fue su uso de investigaciones preexistentes sobre vectores adenovirales, que son esencialmente otros virus diseñados mediante bioingeniería para actuar como vehículos para la cura. “Desde el comienzo de la pandemia de COVID-19, todo lo que los investigadores rusos tuvieron que hacer fue extraer un gen codificante de la proteína S del nuevo coronavirus e implantarlo en un vector de adenovirus familiar para su administración en una célula humana”, escribe Dmitriev. “Decidieron utilizar esta tecnología ya probada y disponible en lugar de entrar en un territorio inexplorado”.

Advertisement

Las vacunas del vector de adenovirus están en desarrollo en China, el Reino Unido y Estados Unidos, según Chemical & Engineering News, y la técnica ha existido durante más de treinta años, pero este método aún no ha dado lugar a grandes historias de éxito. Algunas protovacunas han sido ineficaces o incluso han aumentado las infecciones, lo que fue desastroso en los ensayos del VIH de 2007. Sputnik V es supuestamente superior porque usa dos vectores adenovirales en lugar de uno; nuevamente, según su principal financista. El Instituto de Investigación Gamaleya ya produjo una vacuna contra el ébola utilizada en “varios miles de personas” con este método, aunque, a partir de 2019, la Organización Mundial de la Salud declaró que no hay datos clínicos que respalden la efectividad de esa vacuna en particular.

Advertisement

Pocos esperaban que las vacunas llegaran en cuestión de meses porque incluso cuando las vacunas superan el laborioso proceso de ensayo, se necesita tiempo para observar sus efectos a largo plazo y determinar la seguridad generalizada. El Dr. Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, ha dicho que no espera que haya una vacuna ampliamente disponible hasta al menos mediados de 2021. Incluso este fin de semana se le ha citado diciendo que las probabilidades de desarrollar una vacuna con una tasa de efectividad del 98% “no son grandes”.

El portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Tarik Jasarevic, dijo en una conferencia de la ONU el martes que la OMS está en “estrecho contacto con las autoridades sanitarias rusas” en lo que respecta a seguir adelante con Sputnik V, pero que cualquier sello se basará en la transparencia de los datos. “La precalificación de cualquier vacuna”, señaló Jasarevic, “incluye la revisión y evaluación rigurosa de todos los datos de seguridad y eficacia requeridos”.

Share This Story

Get our newsletter