Image: Bloglovin

Aunque los automóviles están hechos generalmente para llevar a las personas, la instantánea que vemos y el vídeo a continuación parecen decir lo contrario: son los humanos los que transportan el vehículo. Ocurrió en las montañas de Katmandú, y aquel coche que pertenecía a Hitler no fue el único.

El coche en cuestión era un Mercedes-Benz de 1938, y lo había donado el líder nazi al rey Tribhuvan de Nepal. Lo cierto es que se tardó mucho esfuerzo en llevar el automóvil a Katmandú en la década de 1940. De hecho, y como no había carreteras adecuadas en el país, ocurrió lo que pasó a ser algo normal durante un tiempo: que decenas de trabajadores transportaban el vehículo pesado durante días desde las llanuras del sur de Nepal hasta la capital, la única ciudad nepalí con caminos modernos.

Advertisement

Los automóviles, despojados de las ruedas, eran transportados al hombro. El viejo Mercedes de fabricación alemana formaba parte de un regalo de Hitler. Y como se aprecia en la secuencia, unos 60 nepalíes cruzaron el camino con la máquina a cuestas.

La razón de ello es sencilla: la carretera moderna que unía la capital con la frontera con la India no se construyó hasta 1956, y la única forma de llegar a Katmandú era a pie o en avión.

Advertisement

Por esta razón, los coches comprados principalmente por la nobleza llegaban a Calcuta en barco, luego conducidos hasta Bhimphedi, y finalmente transportados a pie en el hombro a través de las montañas. Por cierto, para ello hacían uso de unos postes largos de bambú sobre los que se asentaba el vehículo.

Image: reddit

Cuentan los historiadores que el entonces rey usó de forma regular el automóvil hasta su muerte en 1955, cuando comenzó a acumular polvo. Posteriormente fue utilizado por una facultad de ingeniería de la ciudad para entrenar a mecánicos, pero las autoridades dijeron que ya no tenían fondos suficientes o piezas de repuesto para restaurar el automóvil antiguo.

Advertisement

Entonces sí, el vehículo que fue símbolo e imagen de una época en Nepal se guardó y se fue oxidando con el paso del tiempo en los terrenos del palacio Narayanhiti en el centro de Katmandú. Un auto legendario que pasó a formar parte del museo en el palacio que alguna vez fue ocupado por la antigua familia real hindú. [The Vintage News, YouTube]