Qu√© demonios hacen 60 hombres cargando un antiguo Mercedes Benz de Hitler por las monta√Īas de Nepal¬†

Aunque los autom√≥viles est√°n hechos generalmente para llevar a las personas, la instant√°nea que vemos y el v√≠deo a continuaci√≥n parecen decir lo contrario: son los humanos los que transportan el veh√≠culo. Ocurri√≥ en las monta√Īas de Katmand√ļ, y aquel coche que pertenec√≠a a Hitler no fue el √ļnico.

C√≥mo funcionaba Gustav, el descomunal ca√Ī√≥n nazi que se convirti√≥ en la pieza de artiller√≠a m√°s grande jam√°s construida

En alg√ļn momento de principios de la d√©cada de 1940, Hitler, ansioso por invadir Francia cuanto antes, orden√≥ la construcci√≥n de un arma tan descomunal que cuando el enemigo la viera dar√≠a marcha atr√°s. De aquella loca idea salieron los dos ca√Īones m√°s grandes jam√°s construidos, Dora y Gustav.

Hitler no est√° en la Luna ni huy√≥ a Argentina: el primer estudio de sus restos confirma que muri√≥ en el b√ļnker en 1945

Hitler muri√≥ en un b√ļnker en la Segunda Guerra Mundial para la mayor parte de la poblaci√≥n, sin embargo, para un peque√Īo reducto pudo escapar a Argentina en un submarino, o a una base oculta en la Ant√°rtida, o la mejor de todas, en el lado oculto de la Luna. El primer estudio desde la guerra lo vuelve a desmentir.

Así era la descomunal catedral del nazismo: un edificio de luz en el que el reich escenificaba sus mayores eventos

Principios de la década de 1930. Hitler le encarga al arquitecto Albert Speer un proyecto, pero no uno cualquiera. El hombre debía ser capaz de construir el mayor artefacto de propaganda nazi hasta la fecha, un espacio que debía escenificar el poder sobre el resto del mundo. El resultado: la Catedral de la Luz.

En esta imagen hay un √ļnico alem√°n que se atrevi√≥ a negarle el saludo a Hitler: esta fue su tr√°gica historia

En la Alemania de Hitler, y por mucho que uno fuera alem√°n, hab√≠a que seguir una serie de normas, de lo contrario, un acto de desaf√≠o pod√≠a ser castigado cruelmente. El infame saludo nazi fue adoptado por el partido en la d√©cada de 1930 y era ‚Äúobligatorio‚ÄĚ. Por eso esta imagen fue hist√≥rica.

Resuelto el misterio del submarino que se decía que llevó a Hitler a Argentina tras la II Guerra Mundial

En los √ļltimos d√≠as de la Segunda Guerra Mundial, un submarino alem√°n fue hundido cerca de la costa danesa, pero nunca se encontr√≥ el naufragio, lo que llev√≥ a la especulaci√≥n de que altos cargos nazis ‚ÄĒincluso posiblemente Adolf Hitler‚ÄĒ usaron el buque de alta tecnolog√≠a para escapar a Sudam√©rica. Un museo de‚Ķ

Este antiguo barrio nazi con la calle Adolf Hitler existió hasta hace unos meses en Nueva York

Existe una parte de la historia de la ciudad que ‚Äúnunca duerme‚ÄĚ que ni siquiera muchos neoyorquinos han o√≠do hablar. Se trata de un campamento de verano nazi que luego pas√≥ a convertirse en barrio muy cerca de la Gran Manzana. Sorprendentemente, parte de su esencia se mantuvo hasta hace muy poco.

Cuando Coca Cola trabajó con la Alemania de Hitler: el origen de Fanta antes del refresco que conoces

El comportamiento de algunas de las filiales de las grandes corporaciones estadounidenses que se encontraban operando en Europa con la llegada del nazismo suele ser criticado. Sin embargo, en el caso de Coca Cola la historia fue distinta: Fanta naci√≥ para ‚Äúesa‚ÄĚ Alemania, ¬Ņo es todo una leyenda?

Encuentran cuatro toneladas de oro en un barco nazi que se hundió en la Segunda Guerra Mundial

Ocurri√≥ cerca de la costa de Islandia. Un equipo de buzos de la compa√Ī√≠a brit√°nica Advanced Marine Services que se encontraba de servicio hall√≥ algo sorprendente: un cofre de oro de unos 120 millones de euros. La historia del tesoro podr√≠a ser m√°s sorprendente que el propio bot√≠n.

La verdad sobre Henry Tandey, el soldado que tuvo a tiro a Hitler y "pudo cambiar el curso de la historia"

Es posible que hayas escuchado en alguna ocasi√≥n la historia. Henry Tandey se convirti√≥ en el soldado brit√°nico m√°s condecorado de la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, su valent√≠a qued√≥ eclipsada por las acusaciones de que hab√≠a salvado la vida de Hitler en 1918. ¬ŅDe verdad fue as√≠?

C√≥mo el cad√°ver de un vagabundo en Espa√Īa cambi√≥ la historia de la guerra y enga√Ī√≥ a Hitler

Esta es la historia de un cad√°ver abandonado en una playa en el sur de Huelva y c√≥mo ese cuerpo acab√≥ siendo parte importante en el desenlace de la Segunda Guerra Mundial. Aquel hombre en la costa de Espa√Īa se convirti√≥ en una de las grandes mentiras en el conflicto b√©lico. Una que enga√Ī√≥ al propio Hitler.

El ni√Īo Jes√ļs era de raza aria y el F√ľhrer el Mes√≠as: encuentro fotogr√°fico con la navidad nazi

Es posible que hoy est√©s pasando el d√≠a en familia en una fecha marcada por las diferentes tradiciones que envuelven al concepto de la Navidad. Una festividad que hubiera sido muy diferente de ganar la guerra los alemanes. Entre otros, Santa Claus y el arbolito navide√Īo habr√≠an dejado paso a Odin y las esv√°sticas.

El primo de Darwin que se adelantó a Hitler: creando una raza de superhombres por la ciencia

Ahora que oímos hablar tanto sobre controles de acceso a los inmigrantes, deportaciones masivas e incluso de obras titánicas para crear muros que separen a los países, vale la pena echar la vista atrás. Hace no mucho, incluso había leyes que aprobaban la esterilización forzosa de los inmigrantes. Y no fueron los nazis.

C√≥mo un espa√Īol salv√≥ al mundo de los nazis y enga√Ī√≥ a Hitler (dos veces)

Principios de junio de 1944 en el estrecho de Calais, a 250 kilómetros de Normandía. Durante días el ejército alemán de Hitler aguardaba la llegada de las temibles once divisiones del general Patton. La información conseguida por los alemanes les iba a dar una ventaja definitiva en el conflicto. Ocurre que esas…

Bienvenidos al Downton Abbey de la WW2, la lujosa mansión británica para hospedar a los nazis capturados

A partir de 1942, en plena Segunda Guerra Mundial, una incre√≠ble extensi√≥n a las afueras del norte de Londres gobernada por una imponente casa se√Īorial recib√≠a a sus hu√©spedes como jeques. La mansi√≥n esperaba a los visitantes, todos generales de guerra, para ofrecerles cualquier lujo que pudieran requerir. Fiestas,‚Ķ

Cuando los nazis fueron a Espa√Īa en busca del Santo Grial¬†

En el mes de octubre de 1940 se presenta en Barcelona la mano derecha de Hitler. El jefe de las SS, Heinrich Himmler, llega a Espa√Īa para estrechar lazos y conseguir el compromiso de Franco para una posible intervenci√≥n espa√Īola. Pero Himmler tambi√©n ten√≠a en su ruta de viaje otro oscuro objeto de deseo: la b√ļsqueda‚Ķ