GIF: Earth Wind Map

Durante los próximos días, es muy posible que escuches el término “ciclón bomba” con el que se ha definido a la última gran tormenta que amenaza la costa este de Estados Unidos. Se esperan temperaturas escalofriantes para un evento que muchos desconocen. ¿Por qué “bomba” y qué se puede esperar?

La tormenta se encuentra actualmente frente a la costa de Florida y Georgia, y se abrirá camino hasta la costa este jueves. La ciudad de Nueva York y Filadelfia están bajo un aviso de clima invernal a partir de la 1 a.m. de hoy, mientras que Boston está bajo una advertencia de tormenta de nieve que comienza al mismo tiempo.

Advertisement

Se espera que la nevada sea capaz de detener el tráfico y los viajes aéreos en unas horas, aunque el mayor problema es que las temperaturas bajo cero comenzarán a descender de forma extrema durante la tormenta. La circulación asociada con la tormenta arrastrará el aire gélido que se asentará sobre el sur del Ártico canadiense, bajando las temperaturas en el noreste de forma progresiva.

Advertisement

Además, la enorme circulación de la tormenta ayudará a atraer varios lóbulos del vórtice polar, la zona de aire gélido serpenteando por el Polo Norte, sobre el Atlántico Medio y el Noreste para el viernes y el sábado. El tremendo aire frío procedente de Siberia, el Polo Norte y Groenlandia convergerán en la región.

Las temperaturas se pronostican entre 20 y 40 grados por debajo de lo normal, el más frío (con diferencia) del invierno. Se predice que la mayoría de las ubicaciones en el Atlántico Medio y Nordeste establecerán temperaturas frías récord mañana viernes, con máximas en un solo dígito.

Advertisement

El sábado por la mañana, se pronostica un frío bajo cero en casi toda Nueva Inglaterra, con un solo dígito en el Atlántico Medio. Los vientos, que rachean a 48 km/h, harán que estas áreas se sientan de 10 a 20 grados más frías.

Finalmente, después de uno de los episodios de frío más intensos registrados en partes de Nueva Inglaterra, incluido Boston, se pronostica que las temperaturas se descongelarán gradualmente a principios de la próxima semana.

Por todo ello, muchos científicos hablan de un evento que podría ganar un lugar en los libros de récords. ¿Por qué se denomina “bomba climática” o “ciclón bomba”?

Advertisement

El origen de la “bomba”

Ciclón bomba del 2014. NASA

En realidad, hay muchos nombres incendiarios para este tipo de tormentas: bombagénesis, bomba meteorológica, o incluso bomba de mar. El término “bomba meteorológica” se agregó por primera vez al Oxford English Dictionary en el año 2015 como una entrada secundaria. A diferencia de otras palabras climáticas de lo más dramáticas, la bomba meteorológica ha recibido una definición técnica.

Advertisement

Su uso moderno comienza con un artículo publicado en 1980, en Monthly Weather Review, sobre la “Climatología dinámica sinóptica de la ‘bomba’”. En el documento, dos meteorólogos del MIT definieron una “bomba” como una tormenta donde la presión central cae dramáticamente en menos de 24 horas. Los investigadores estaban interesados ​​en este fenómeno debido a su “gran importancia práctica para el transporte marítimo y las regiones costeras”.

Ciclón bomba del 2013 en el Pacífico. NOAA

Sin embargo, el origen del término se remonta más lejos, a la década de 1940 y la Escuela de Meteorología de Bergen, Noruega. En aquel entonces, una “bomba” de mar no tenía una definición formal, pero los meteorólogos la usaron para referirse a tormentas marinas destructivas. En ese momento, la amenaza a los barcos, crucial para crear una ventaja estratégica en la Segunda Guerra Mundial, generalmente eran bombas hechas por el hombre. Visto así, es fácil imaginar cómo la metáfora de una “bomba de mar” habría saltado a la mente.

Advertisement

Aunque la atención al ciclón inminente podría indicar lo contrario, estas tormentas, aunque peligrosas, no son tan raras. Vienen muy rápido, destruyen todo a su paso, y desaparecen.

Sea como fuere, cuando las personas escuchan bombas en la mente, estas tormentas violentas adquieren un aire de mayor importancia y amenaza, ya sea en la década de 1940, o en la actualidad. Y sí, la bomba que se aproxima a la costa este es una gran amenaza, sin duda, pero la forma en que hablamos de ella la hace mucho más aterradora. [Washington Post, Mashable, USAToday]