Image: The New England Journal of Medicine

Existen casos médicos atípicos, con un número tan bajo de ejemplos escenificados en la literatura médica, que la mayoría de los expertos solo los han visto en los libros de texto. Esto mismo ocurrió cuando una mujer de 55 años llegó a una consulta con la lengua completamente negra.

La mujer tenía la afección conocida como lengua negra vellosa, y aunque podría parecer que es así, no se trata del crecimiento de vello en la lengua. Según el doctor Yasir Hamad que la atendió, era el primer caso que había visto en su carrera.

Advertisement

La paciente ingresó en un hospital de Washington después de que un accidente en coche le aplastara ambas piernas. Cuando sus heridas se infectaron, los médicos la colocaron con un goteo intravenoso que contenía un antibiótico llamado minociclina.

Image: La afección (Wikimedia Commons)

Una semana después, su lengua comenzó a ponerse oscura junto con episodios de náuseas. Además, la mujer decía tener cierto mal sabor de boca. Como decíamos, a diferencia del nombre que sugiere, la lengua negra vellosa no es realmente cabello en el sentido común. El término se refiere a los pequeños bultos en nuestras lenguas, las denominadas papilas filiformes, que contienen papilas gustativas en su superficie superior.

Advertisement

Cuando un paciente desarrolla esta afección, las papilas comienzan a hincharse en tamaño, desde alrededor de un milímetro hasta los 18 milímetros de largo. A medida que estas papilas crecen, atrapan pequeños trozos de comida entre ellas, permitiendo que las bacterias y otros microbios se pudran. Esto es finalmente lo que convierte la superficie de la lengua de color negro.

Image: Antes y después de la enfermedad (The New England Journal of Medicine)

No obstante, los científicos aún no están seguros de por qué se desarrolla este peculiar efecto secundario, aunque no es algo sobre lo que preocuparse. Es altamente infrecuente y bastante inofensivo, y es más probable que suceda en fumadores, personas con condiciones médicas específicas, o aquellos con mala higiene oral.

Advertisement

Además, tampoco tiene efectos conocidos a largo plazo, y hay varias maneras de tratarlo, desde la hidratación y salivación, dejar de fumar, cepillado de la lengua con un cepillo de dientes suave y/o aplicación de retinoides tópicos o ácido salicílico. En casos extremos, algunos médicos recurren a la escisión quirúrgica. [ScienceAlert]