IlustraciĂłn: Chelsea Beck

Siento celos de la gente que prefiere a los perros. Puedes conocer a un perro simplemente caminando hacia él en la calle. El perro corriente confía en ti al instante. Pero al gato lo tienes que conquistar. Hablé con tres expertos sobre el comportamiento de los gatos, que me explicaron por qué los gatos son así, y dimos con varias estrategias para poder hacernos amigos del gato de otra persona, incluso en una sola tarde.

TrĂĄtalo como un animal salvaje

¿Por qué los gatos, has aquellos que solo conocen a humanos amables y amigables, se muestran tan distantes? Sabía que no han sido criados de forma selectiva como los perros. Pero no me di cuenta de lo que significaba esta gran diferencia hasta que hablé con el escritor de ciencia Tom McNamee, autor de The Inner Life of Cats.

Advertisement

Los humanos han estado criando perros durante 100.000 años, dice. Los gatos solo han vivido con los humanos durante 5.000 años, desde que se empezaron a usar a los gatos salvajes del norte de África para cazar ratones. Y hasta estos Ășltimos siglos, “han estado sueltos por los graneros”, dice McNamee, sin haber sido objeto de la crĂ­a selectiva que convirtiĂł a los lobos en cientos de razas de perros especializadas. Solo hemos tenido gatos domĂ©sticos en casa durante los Ășltimos siglos. AsĂ­ que no son tan diferentes entre sĂ­, o de su antepasado salvaje. “PodrĂ­as robar un gato salvaje del norte de África”, dice, “y serĂ­a un gato bastante decente”. Y como los gatos son bĂĄsicamente salvajes, no pueden ser entrenados, al menos no de la misma forma que los perros.

“Los gatos no son perros”, dice Jackson Galaxy, autor de Total Cat Mojo y presentador de Animal Catted My Cat From Hell (que regresa el 1 de septiembre). “SĂ© que parece insultante decirlo, pero siempre nos decantamos por ver a los gatos de la misma forma que miramos a los perros. Tenemos que darles a los gatos el mismo tipo de dignidad que le damos a los humanos”. Eso significa un proceso de presentaciĂłn mucho mĂĄs lento, y respetando que un gato todavĂ­a estĂĄ programado para ser un cazador autosuficiente.

FotografĂ­a: Pexels

Advertisement

Un gato comienza a captar cosas tan pronto como llega a una casa. Puede oler a otros animales, incluso a los perros que han paseado recientemente por ahĂ­, dice la conductista Mieshelle Nagelschneider, autora de The Cat Whisperer. AsĂ­ que si sabes que estĂĄs a punto de conocer a un gato, trata de no presentarte oliendo a otros animales.

Si realmente vas a hacer un all-in, puedes echar sobre tus zapatos feromonas como Comfort Zone o Feliway. Generalmente se venden como aerosoles o difusores para evitar el comportamiento territorial de los gatos, y lo hacen calmĂĄndolo, sin irritarlo.

Una vez que entras a la casa, evita bloquear cualquiera de las salidas, dice Galaxy. Los gatos son territoriales y cautelosos, por lo que “miran toda la habitación estrategicamente”. Y tienes que mostrarte como un aliado en lugar de como una amenaza. Recuerda esto, porque es el principio que debes seguir a la hora de comportarte alrededor de un gato.

Advertisement

ActĂșa como si odiases a los gatos

Las personas alĂ©rgicas y los amantes despechados de los gatos estĂĄn de acuerdo: parece que los gatos siempre se dirigen hacia la Ășnica persona que no quiere su compañía. Esto tiene sentido, dice McNamee, porque todos los movimientos habituales que hacen los amantes de los gatos, como caminar hacia el o hacer ruidos de beso, son contraproducentes. A continuaciĂłn, te mostramos cĂłmo evitar parecer una amenaza:

No mires al gato a los ojos. Y no vayas directamente hacia Ă©l. Espera a que el gato vaya hacia ti, y mientras mira al suelo.

Advertisement

No te quedes encima del gato. Deja caer los hombros, baja las manos hacia el regazo o siĂ©ntate en el suelo. “Haz que su dueño se siente contigo”, dice McNamee. “El gato asĂ­ se harĂĄ a la idea de que eres su aliado”.

No hagas ruido. Habla en voz baja. Mantén alejados a los niños o a los perros ruidosos.

No extiendas tu mano hacia Ă©l. Una vez que un gato se acostumbra a tu presencia, debes ofrecerle suavemente un dedo para olfatear, pero debes hacerlo sigilosamente. No apuntes ni mantengas la palma hacia afuera. Galaxy recomienda un movimiento que Ă©l llama “Michelangelo”, donde dejas colgando tu mano con un dedo hacia afuera. La yema de tu dedo parecerĂĄ una nariz de gato, dice Galaxy. “Y podrĂĄs acercar tu ‘nariz’ a su nariz”. AsĂ­ es como lo hace:

No te apresures. Espera a que el gato demuestre confianza contigo, dice Galaxy, caminando por el centro de la habitación o frotándose contra ti. Tómate tu tiempo para construir esa relación. “No deberías darles palmaditas en el costado ni golpearlos en la parte superior de la cabeza”, dice McNamee. Busca las mejillas y detrás de las orejas –los puntos donde tienen glándulas–que es donde la madre lame a los gatitos.

Advertisement

Incluso cuando un gato se frota contra ti, “eso no es necesariamente una invitación a acariciarlos”, dice Nagelschneider. Si tratas de acariciarlos demasiado pronto, puedes acabar con la confianza del gato.

No te rindas. “Si el gato se escapa, no has perdido todavĂ­a”, dice McNamee. Galaxy añade: “En mi programa, verĂĄs que mi primer encuentro con los gatos parece ir siempre fatal. Pero luego siempre consigo hacer que me perdonen “.

Activa el modo cazador

Nagelschneider sugiere una forma mĂĄs proactiva: juega con el gato usando un juguete con forma de caña o un puntero lĂĄser. “Se trata de una estrategia preventiva para mantener el miedo fuera de la ecuaciĂłn”, dice ella. “Les ayuda a sentirse seguros y relajados a su alrededor”. Un gato que se siente seguro no tendrĂĄ tanto miedo. “Puedes engañar asĂ­ a sus pequeños cerebros”.

Advertisement

Un juguete con forma de caña le permitirĂĄ al gato mantener su distancia mientras interactĂșa contigo, especialmente si lo deslizas detrĂĄs de sofĂĄs o hacia otros lugares para hacer que la “presa” sea mĂĄs realista. “El pequeño truco es activar lo que se conoce como su circuito de bĂșsqueda”, dice Nagelschneider.

FotografĂ­a: Pexels

Galaxy es algo escĂ©ptica con este enfoque: “La confianza solo depende de ellos. No hay forma de eludir lo que su ascendencia les dice que hagan”. Puedes probar a jugar con ellos una vez que se haya establecido cierta confianza. No me ganĂ© instantĂĄneamente a todos los gatos, pero recibĂ­ mĂĄs amor del gato de un amigo despuĂ©s hacer uso del puntero lĂĄser.

Advertisement

TambiĂ©n puedes probar directamente con el soborno. Pon un dulce en el suelo, “tal vez a un metro de distancia”, dice McNamee. Luego, ve dejando la comida mĂĄs y mĂĄs cerca. Galaxy sugiere lanzar los premios como “monedas al aire”, nuevamente evitando el contacto directo que podrĂ­a dar a entender que buscas la confrontaciĂłn.

Alimentar al gato con su comida normal es otra gran oportunidad, dice McNamee. “Coloca la comida en su lugar habitual y luego siĂ©ntate junto a ella”.

Haz que tu gato sea amigable con las visitas

Hay mucho que puedes hacer para ganarte a un gato. Pero si eres su dueño, hay muchas cosas que puedes hacer para ayudar a tus gatos a llevarse mejor con los visitantes.

Advertisement

Una golosina funciona mejor si el gato solo la recibe en ocasiones especiales, dice Galaxy. “No hay nada malo en probar a sobornarle”. De hecho, Ă©l cree que deberĂ­a ser mĂĄs importante. “No soy fan de repartir golosinas por nada. La comida es todo lo que tenemos. No se van a rasgar las vestiduras por hacernos felices. Simplemente no forma parte de su forma de ser, a diferencia que los perros”. Sugiere que reservemos un regalo como “premio gordo” para que solo lo repartan los invitados. AsĂ­, cuando venga un invitado, serĂĄ como si viniesen los Reyes Magos.

Como dueño, puedes defender a tus gatos y dar a los visitantes todos los consejos anteriores. “Nos sentimos incĂłmodos diciĂ©ndole a la gente quĂ© hacer o quĂ© no hacer”, dice Galaxy, pero “estĂĄ bien que protejas a tu gato en ese aspecto”. No querrĂĄs asustar a tu pequeño amigo, si tienes ansiedad, el gato lo verĂĄ y se pondrĂĄ Ă©l asĂ­ tambiĂ©n. Te interesarĂĄ ayudarlos a entender lo que le gusta a tu gato. En su libro, Galaxy incluso recomienda que los invitados ignoren al gato en la primera visita y esperen a ocasiones posteriores para establecer la confianza.

Advertisement

CrĂ­a un gato amigable

“El miedo siempre está presente” en un gato, dice McNamee. “Están muy asustados. Así que si puedes organizar sus vidas para que no se asusten, será mucho más fácil para ellos”. Esto incluye cuidar su caja de arena, sus hábitos de alimentación y más cosas que aparecen en los libros de estos tres expertos.

Mucho del comportamiento de un gato se establece durante su infancia. “Hay una cierta forma de criar gatitos que harĂĄn que luego sean un gato mucho mĂĄs amigable y domesticado”, dice McNamee. Un estudio bastante subestimado –y que aparece en su libro–indica que los gatitos que se entregan muy pronto, como una o dos semanas de edad (en lugar de las siete semanas estĂĄndar), se socializan mejor al ser adultos. TambiĂ©n recomienda que los gatos permanezcan con su madre durante las primeras 12-16 semanas, en lugar de que se los lleven despuĂ©s de las siete. Igual que hacer una crĂ­a selectiva de gatos para ser amigables –lo cual McNamee cree que les privara de su toque salvaje–un gatito bien educado es la mejor manera de conseguir un gato amistoso. Si no lo haces, tendrĂĄs mucho mĂĄs trabajo por delante despuĂ©s.