"Toda la vida negándome a darle mi número de teléfono a Facebook, y lo consigue por otro lado." "Ahora, los mensajes de WhatsApp incorporarán un cuarto icono de check para saber cuándo han llegado a Zuckerberg." Estos dos comentarios humorísticos que circulan por redes sociales son solo un ejemplo de una preocupación que es muy real: ¿Qué pasa con nuestra privacidad ahora que Facebook ha comprado WhatsApp?

El problema de WhatsApp

Advertisement

El hecho de que Facebook compre WhatsApp es preocupante por dos motivos. El primero es que la popular aplicación de mensajería está muy lejos de ser la más segura del mundo. El problema ha sido puesto de manifiesto en numerosas ocasiones el año pasado, y se resume en que cualquiera con unos pocos conocimientos e interés puede leer nuestras conversaciones en Whatsapp.

La razón de esto es que Whatsapp utiliza un protocolo de cifrado muy antiguo y fácil de hackear llamado RC4. En Agosto de 2013, un investigador holandés ya avisaba sobre el problema, y no era la primera vez. En octubre, los programadores españoles Pablo San Emeterio y Jaime Sánchez demostraban lo fácil que es vulnerar el sistema. Incluso hay aplicaciones específicas para intentar acceder al Whatsapp de otro usuario que esté conectado a la misma red. La compañía nunca ha puesto especial interés en mejorar el sistema de cifrado de su aplicación, y se ha limitado a parchear los problemas más graves

Advertisement

Y el problema de Facebook

Decíamos que había dos motivos de preocupación. El segundo nos llega de parte de Facebook. No es solo que nuestro perfil en la red social pueda ser vulnerado. Ya ha habido casos, alguno tan sonado como el del hacker que dejó en el perfil de Zuckerberg un aviso informando de un error porque el departamento técnico de Facebook le ignoraba.

Advertisement

No, el problema de Facebook no es tanto el que podamos ser víctimas de una entrada no autorizada, sino el hecho de que la red social azul no es precisamente el mejor ejemplo de empresa que respeta nuestra privacidad. Tampoco nos debería extrañar. El negocio de Facebook es la publicidad dirigida. Para guiar esos anuncios, la compañía examina toneladas de datos anónimos de los usuarios, como nuestros 'me gusta' o las páginas a las que seguimos. Si Facebook ya sabía muchas cosas sobre nosotros, ahora sabe una más: el número de teléfono.

Que no cunda el pánico (todavía)

Advertisement

¿Significa esto que nos van a llamar por teléfono de Facebook o de empresas asociadas intentando vendernos cosas? No ¿Accederán los hackers malvados a todas nuestras conversaciones de Facebook a través del agujero de WhatsApp? Tampoco.

Lo primero es mantener la calma, y no hacer caso de los típicos mensajes apocalípticos en cadena que surgirán avisando de que si no reenviamos el mensaje ocurrirán cosas horribles. Facebook se enterará de todos nuestros trapos sucios, WhatsApp enviará todos los emails de nuestros ex a nuestra actual pareja, y Zuckerberg devorará un gatito.

Nada de eso va a pasar todavía. Para empezar, WhatsApp y Facebook siguen siendo aplicaciones separadas en servidores separados. A día de hoy, incluso aunque vulneraran WhatsApp, no podrían acceder a nuestro Facebook desde ahí a menos que nos dediquemos a mandar mensajes con nuestras contraseñas. Igualmente, el hecho de que Facebook pueda tener acceso a nuestro número de teléfono no significa que vaya a hacernos telemarketing.

Advertisement

En cuanto a los comentarios de que la operación hace que nuestros perfiles estén más expuestos a organizaciones de espionaje como la NSA, conviene recordar que nuestros perfiles ya eran públicos para las agencias de seguridad de los gobiernos (bajo petición) antes de que que Facebook comprara WhatsApp.

Por último, pero no menos importante, antes de realizar ningún cambio en la forma que tienen de usar nuestros datos, ambas compañías deberán cambiar sus términos y condiciones de servicio, e informarnos de ello. La parte legal de Facebook está aquí, y la de WhatsApp aquí, pero si os cuentan que ha habido algún cambio terrorífico, la mejor forma de comprobar si es cierto es en el blog oficial de WhatsApp, o en la sala de prensa de Facebook. Si ahí no dicen nada, desconfiad.

Advertisement

¿Qué puede pasar ahora?

Facebook y WhatsApp tienen la Ăşltima palabra sobre lo que va a pasar en materia de privacidad, pero se pueden hacer algunas hipĂłtesis bastante lĂłgicas. Para empezar, Es dudoso que Facebook vaya a insertar publicidad directa (anuncios) en WhatsApp. La razĂłn es tan sencilla como que eso pondrĂ­a en pie de guerra a los usuarios.

Advertisement

Sin embargo, hay otras formas de sacar dinero a la plataforma. La primera es habilitar la posibilidad de crear chats públicos de empresa. Igual que tenemos un grupo con nuestros amigos, Facebook podría permitir a la Coca-Cola de turno tener su propio grupo de chat promocional. Entrar en este canal es, evidentemente, voluntario, pero podría ser una potente herramienta para promociones temporales, y a pocos usuarios les va a importar recibir algunos mensajes más con publicidad a cambio de participar, por ejemplo, en el sorteo de un flamante smartphone.

Si los canales de marcas no os parecen muy sutiles, pensad en el valor que tienen para Facebook los metadatos de Whatsapp. La red social no se va a detener a espiar lo que estamos escribiendo. Sin embargo, utilizar técnicas de minería de datos para saber cuántos usuarios están mencionando una determinada marca, dónde y en qué momentos es una información valiosísima.

Hablas de cenar con tu pareja por Whatsapp, y la palabra 'cena' hace que la publicidad en tu perfil cambie a restaurantes románticos en tu zona. No es magia, es Big Data. Nada de esto debería escandalizarnos demasiado a estas alturas porque, de hecho, ya lo hacen con nuestros perfiles en Facebook. Es el precio a pagar por participar en redes sociales con las reglas de juego actuales

Advertisement

No todo es malo

Foto: AP

La buena noticia es que la compra de WhatsApp quizá traiga algunas novedades interesantes en la aplicación. Una muy probable podría ser la aparición de una aplicación oficial de escritorio para WhatsApp. ¿Y si Facebook comienza a permitir que chatees independientemente con tus contactos de WhatsApp desde la web en un ordenador? Por supuesto, para ello debería antes mejorar el cifrado de la plataforma, lo que de paso sería estupendo.

Advertisement

Otra posibilidad que sería muy bienvenida sería que Facebook aprovechara la compra para introducir leves mejoras de uso en Whatsapp. La seguridad es la más evidente, pero hay otras. La posibilidad de insertar diferentes tipos de contenido, por ejemplo, es una de ellas. Sabemos de más de uno y más de dos que matarían por poder insertar GIFs animados de cualquier fuente en su aplicación de chat predilecta. Una vez más, habrá que esperar y estar muy pendientes a los movimientos de ambas compañías en los próximos meses.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)