En el día de ayer, el presidente Vladimir Putin mostró algunas de las impresionantes armas que está desarrollando Rusia. Incluso había un vídeo promocional donde se bombardeaba Florida con un arma “invencible” capaz de atacar con múltiples ojivas nucleares. ¿Qué hay de cierto en este nuevo sistema?

“Con el nuevo sistema, no hay ninguna limitación”, dijo Putin. “Como puedes ver en este video, puede atacar cualquier objetivo a través del Polo Norte o del Polo Sur. Ningún sistema de defensa antimisiles podrá resistirlo”. Además, el presidente ruso admitió que el nuevo sistema descrito no tenía ningún nombre, e incluso provocó algunas risas cuando pidió a los miembros de la audiencia que enviaran sus propuestas al sitio web del Ministerio de Defensa.

Sin embargo, hay muchas partes de lo dicho en la comparecencia de Putin que sí se saben desde hace tiempo. David Wright, un físico y experto en misiles, habló con Business Insider sobre esa loca idea de un misil “invencible” dando la vuelta al mundo sin ser detectado. Para Wright, actualmente eso es “ficción”, ya que se calentaría hasta un grado extremo. Sin embargo, parte del dispositivo que Putin mostró probablemente sí existe.

Advertisement

Se sabe al menos desde el 2009 que Rusia ha estado desarrollando algunos sistemas nuevos con un alcance más largo y una carga útil más significativa. El arma conocida se llama RS-28 Sarmat, aunque la OTAN se refiere a ella como SS-X-30 Satan 2.

Esto fue precisamente lo que Putin mostró en una parte del vídeo durante su discurso. En el mismo, la filmación muestra un misil balístico intercontinental que sale de un silo, seguido de una animación que se dispara hacia el espacio. El gráfico, parecido a un videojuego, sigue al ICBM mientras navega sobre una falsa Tierra en un arco elevado, momento en que se abre para revelar cinco ojivas nucleares. Putin afirmó que este misil es “invencible” para los sistemas de defensa antimisiles actuales.

Image: Satan 2 (Twitter)

Advertisement

Veamos. Los misiles balísticos intercontinentales son similares a los cohetes que disparan satélites y personas a la órbita, con una salvedad: los ICBM llevan ojivas nucleares y alcanzan objetivos en la Tierra.

Los misiles viajan en un arco amplio sobre la Tierra, lo que les permite atacar a la mitad del planeta en apenas una hora. Satan 2, que según Putin ya está desplegado en algunos silos de misiles, es un reemplazo de un ICBM de la década de 1970. La nueva versión está programada para llegar a pleno rendimiento en 50 silos alrededor de 2020, según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales.

Cuentan los medios rusos que Satan 2 “puede llevar 10 ojivas de gran tamaño, 16 más pequeñas, y una combinación de ojivas y contramedidas”. Eso significaría que un ICBM de Satan 2 podría contener hasta ocho megatones de poder explosivo equivalente a TNT. Es decir, 400 veces más fuerte que cualquiera de las bombas lanzadas por Estados Unidos sobre Japón en 1945.

Advertisement

¿Y es posible? Lo es. Al parecer, la tecnología utilizada para enviar ojivas múltiples a diferentes objetivos se denomina “vehículo de reentrada con múltiples objetivos independientes” o MIRV. Dichos dispositivos despliegan sus ojivas después de alcanzar velocidades impresionantes. Dependiendo de dónde se despliegue la ojiva en el espacio y cómo maniobra, cada una puede atacar objetivos a cientos de kilómetros de distancia.

Image: Department of Defense

¿Y lo de que sea “invencible”? Existe una nueva tecnología capaz de neutralizar una ojiva nuclear, el denominado como “vehículo de muerte cinética”: en esencia, una bala enorme de alta tecnología lanzada a través de misiles. Las balas pueden apuntar a una ojiva, golpearla en pleno vuelo y aniquilar el arma.

Advertisement

Sin embargo, “hay maneras muy variadas de penetrar en las defensas”, explicó Wright. De ahí el término que utilizó Putin. Satan 2 tiene sistemas avanzados de guía y probablemente algunas contramedidas diseñadas para engañar a los sistemas antimisiles. Esto podría incluir “un par de docenas de señuelos muy livianos hechos para parecerse a las ojivas”, cuenta Wright.

No es la única forma, existen otros métodos para escabullirse de los sistemas de defensas, incluidos sistemas de enfriamiento de cabezas nucleares que podrían confundir a los sistemas antimisiles que buscan calor y disfrazar una ojiva real para que se vea diferente.

Sea como fuere, Putin terminó ayer su discurso con un mensaje un tanto enigmático, “nos siguieron ignorando. Nadie nos escuchó. Así que escúchennos ahora”. Bueno, con Satan 2 no hay duda de que ha conseguido su objetivo. [BusinessInsider]