Ilustración de la arena. Francesco D’Andria/University of Salento

El término inframundo suele hacer referencia en la mayoría de las culturas a aquellos lugares donde van a parar las almas de los muertos. Por ejemplo, los romanos tenían una “puerta del infierno” donde los animales fallecían nada más entrar. Ahora, un grupo de investigadores ha resuelto el misterio.

Esa “puerta” en cuestión es una cueva en Turquía que data de hace 2.200 años redescubierta por arqueólogos de la Universidad de Salento hace siete años. Estaba ubicado en una ciudad llamada Hierápolis, en la antigua Frigia (ahora Turquía), y se usaba para sacrificios de animales llevados al dios clásico del inframundo por sacerdotes.

Mientras los sacerdotes llevaban a los toros a la arena, el público podía sentarse en asientos elevados y observar cómo los vapores que emanaban de la puerta los llevaban a la muerte. De hecho, así quedó registrado cuando el historiador griego Strabo escribió lo siguiente:

Este espacio está lleno de un vapor tan brumoso y denso que apenas se puede ver el suelo. Cualquier animal que entre se encuentra con la muerte instantánea. Lancé gorriones y de inmediato respiraron y se cayeron.

Inscripciones encontradas. Francesco D’Andria/University of Salento

Advertisement

Dicho fenómeno alertó al equipo de arqueología sobre la ubicación de la cueva. Las aves que vuelan demasiado cerca de la entrada se sofocaron y cayeron muertas, lo que demuestra que, miles de años después, sigue siendo tan mortal como siempre.

Ahora se sabe la razón de este misterio: el culpable es la actividad sísmica bajo tierra, una fisura que corre en las profundidades de la región y que emite grandes cantidades de dióxido de carbono volcánico. Un equipo de la Universidad de Duisburg-Essen en Alemania tomó medidas de los niveles de dióxido de carbono en la arena conectados a la cueva, y descubrió que el gas, un poco más pesado que el aire, formaba un “lago” que se elevaba 40 centímetros por encima del piso de la arena.

Además, encontraron que el gas se disipa por el Sol durante el día, pero es más mortal al amanecer después de una noche de acumulación. La concentración alcanza más del 50% en el fondo del lago, llegando a alrededor del 35% a 10 centímetros, lo que incluso podría matar a un humano. Sin embargo, por encima de 40 centímetros, la concentración disminuye rápidamente. 

Advertisement

Lo cierto es que durante el día todavía hay algo de dióxido de carbono que se extiende alrededor de 5 centímetros, una evidencia al encontrar escarabajos muertos en el piso de la arena. Dentro de la cueva, estimaron que los niveles de CO2 oscilaron entre 86% y 91% en todo momento, ya que ni el Sol ni el viento pueden entrar.

Así se ven hoy las “puertas del infierno”. Francesco D’Andria/University of Salento

En cuanto a la historia del pasado. Los documentos históricos hablan de un espacio con una halo de misterio, ya que se vendían al público pequeños animales y pájaros que podían tirar al piso de la arena para que fueran sacrificados. En las fiestas, los animales más grandes serían sacrificados por los sacerdotes. Según los investigadores:

Mientras el toro estaba parado dentro del lago de gas con su boca y las fosas nasales a una altura entre 60 y 90 cm, los grandes sacerdotes siempre se paraban en el lago cuidando que su nariz y boca estaban muy por encima del nivel tóxico del aliento.

Advertisement

De esta forma, los espectadores eran capaces de ver a grandes toros sucumbir a los humos en cuestión de minutos, mientras que los sacerdotes se mantenían “fuertes”, lo que daba a entender el supuesto poder de los dioses o los sacerdotes.

Por último, los investigadores también creen que los sacerdotes eran totalmente conscientes de las propiedades de la gruta y su arena, y probablemente realizaron grandes sacrificios al amanecer o al atardecer en días tranquilos para obtener el máximo efecto. [Archaeological and Anthropological Sciences vía ScienceAlert]