Semana de resultados. Samsung ha sido el último y sus cifras no solo han mejorado las expectativas sino que además arrasan. El grupo consiguió en el cuarto trimestre del año pasado un beneficio operativo de 8.300 millones de dólares y lo más impresionante: su unidad de móviles ya supone más del 50% de los ingresos totales del grupo. Samsung no publica cifras concretas de ventas de smartphones en el trimestre pero, según IDC, ha distribuido 63,7 millones de unidades a nivel mundial, con un 29% del mercado, frente a los 47,8 millones de iPhones (21,8% de cuota).

Samsung Electronics aumentó su beneficio operativo una barbaridad, un 89% en el cuarto trimestre respecto al año pasado (un 10% más respecto al trimestre anterior) y un 19% sus ingresos (52.400 millones de dólares). La clave ha estado en su unidad de móviles que, como ya anunció hace unos días, vendió 40 millones de Galaxy S3 en 7 meses.

Samsung sin embargo ha puesto una nota de cautela para el primer trimestre del 2013, en el que cree que los beneficios caerán, siempre lo hacen en ese periodo, pero también por un crecimiento general del mercado más lento. Algo parecido a lo que reportó Apple esta semana: grandes cifras, pero a menor velocidad. La injusta diferencia: si lo dice Apple es el fin del mundo; si lo dice Samsung es normal. [AP]