Foto: Adam Clark Estes (Gizmodo)

Hay accidentes raros y luego est√° lo que le ha pasado a Ben Hsu. Este joven taiwan√©s se qued√≥ dormido con los AirPods puestos. A la ma√Īana siguiente descubri√≥ que le faltaba uno de los peque√Īos aud√≠fonos inal√°mbricos. Apareci√≥ al d√≠a siguiente en el √ļltimo lugar del que quieres sacarlo.

Tras buscarlo infructuosamente entre las s√°banas Hsu ech√≥ mano al iPhone y activ√≥ la funci√≥n de b√ļsqueda que hace que el aud√≠fono emita un sonido. Al principio no fue capaz de determinar de donde ven√≠a el pitido. Tras un par de intentos descubri√≥ que la fuente del pitido era √©l mismo, o m√°s bien su est√≥mago.

El joven acudi√≥ al hospital, donde los m√©dicos confirmaron mediante una radiograf√≠a que el aud√≠fono estaba en su est√≥mago. Por suerte, la bater√≠a del dispositivo no estaba expuesta, as√≠ que le recetaron un laxante y le encomendaron la nada agradable tarea de verificar si el dispositivo encontraba la salida correctamente. Si no lo hac√≠a la √ļnica opci√≥n era extraerlo quir√ļrgicamente.

Advertisement

Por fortuna para el joven, el Airpod sali√≥ sin oponer resitencia al d√≠a siguiente. Tras limpiarlo, Hsu descubri√≥ que la cubierta de pl√°stico del Airpod lo hab√≠a protegido de los jugos g√°stricos y, de hecho, segu√≠a funcionando. La √ļnica pregunta que queda es c√≥mo demonios pudo tragarse un AirPod estando dormido. [v√≠a Daily Mail]