Fue una de las noticias sorpresa esta semana, el lanzamiento de Google Keep, una aplicación para tomar notas que pretende competir con la exitosa Evernote. Sorpresa a medias, porque unos días antes se filtró la aplicación en la tienda Play, pero curioso sobre todo por las intenciones de Google. Desde que Keep se ha hecho oficial, la pregunta que todos nos hacemos es la misma: ¿puede sustituir a Evernote? Nuestra conclusión tras probarla: no, demasiado pronto como para barrer por completo a Evernote. Ahí van las razones.

1) Google Keep no se integra tan bien con otros servicios

Keep te permite crear una nota y compartirla con tus contactos, pero no de forma tan sencilla como Evernote. Esta genera un enlace público que puede compartirse con todo el mundo y que ofrece la misma experiencia al abrirlo. En Keep, sin embargo, la aplicación de Android simplemente vuelca el contenido en un email, Facebook, Twitter... Sí, eso técnicamente es compartir, pero la experiencia no es la misma. Igual que ocurre con Google Docs, por ejemplo, sería genial poder compartir a base de enlaces.

2) Keep es realmente malo para almacenar enlaces

Una vez configuras una extensión de Evernote en el navegador, es muy fácil tomar notas de cualquier cosa que estés leyendo. Seleccionas el texto, le das a copiar, y listo, Evernote automáticamente crea una nota con un enlace desde el texto que has resaltado. Esto no existe en Keep en la versión web, tienes que hacerlo de forma manual.

En la app de Android es más fácil que en el ordenador. Simplemente seleccionando el texto y dándole a la función de compartir en Android, puedes enviarte la nota a Keep. Algo así tendría que ser posible desde el ordenador a través de una extensión web o un sistema de bookmarks.

3) Keep no importa imágenes de la web

Si encuentras una imágen que quieres almacenar, la única forma de guardarla en Keep es descargarla en el ordenador y luego subirla. ¿Por qué no es posible enviar la URL de la imagen y que Keep haga el resto?

Advertisement

4) Keep no tiene texto enriquecido

En Keep puedes cambiar el color de las notas, lo cual se agradece, pero no hay más posibilidades de formatear lo que escribes. Bastante pobre. Keep acaba de nacer, sí, pero si realmente quiere hacerse un hueco los detalles importan.

5) Keep no de deja organizar bien tus notas

Evernote te deja organizar tus notas en diferentes cuadernos mientras que Keep es simplemente un torrente de anotaciones organizadas por fechas. Esto es un problema mayúsculo. Capturar ideas es solo un paso. Si no puedes organizarlas en base a temáticas, el acto de anotar ideas, pensamientos o cualquier cosa a recordar se convierte en un caos.

Advertisement

6) Keep tampoco te deja trabajar offline

Tanto Evernote como Google Drive tienen clientes en el desktop que permiten anotar algo en tu ordenador cuando no estás online o simplemente no estás utilizando un navegador. Keep no puede vivir sin Internet.

Advertisement

Conclusión

Google Keep acaba de nacer y Evernote lleva años perfeccionando el arte de las anotaciones. Comparar ahora uno con otro es algo injusto, pero es lo que hará mucha gente a la hora de decidir con cuál quedarse.

Son servicios diferentes, quizás Google no quiera crear más que un simple bloc digital de notas pero, si es así, la mayoría de gente lo va a encontrar muy simple y limitado. Ahora mismo, es más bien un producto inacabado que algo sólido y recomedable. Veremos como evoluciona. Por si acaso, no te hagas ilusiones. Ya sabes lo que ha pasado con Reader.