Imagen: AP

El Note 7 era un teléfono redondo: tenía una pantalla increíble, la mejor cámara del mercado y un sistema futurista de reconocimiento de iris. El único problemilla era que podía prenderse fuego por un fallo en su batería. Ahora podría volver a las tiendas con una batería más pequeña.

Samsung retiró el 98% de los 3,06 millones de Note 7 que llegó a distribuir. Recomprar tres millones de dispositivos puede dejar un importante agujero financiero en tu libro de cuentas, además de varias toneladas de material electrónico sobre los que pende ya una amenazante multa de parte de las autoridades de Corea del Sur. Pero la compañía tiene un plan para recuperar parte del dinero perdido y minimizar el daño ambiental de un plumazo.

De acuerdo con la prensa surcoreana, Samsung planea reacondicionar los Note 7 que retirĂł del mercado para ponerlos a la venta por tercera vez en paĂ­ses emergentes como Vietnam o la India, y tal vez en Corea del Sur antes del lanzamiento del Galaxy Note 8. Los componentes principales del mĂłvil serĂ­an reutilizados, mientras que su carcasa se fundirĂ­a de nuevo.

Para evitar nuevos incidentes, Samsung reduciría además la capacidad de las baterías de los terminales reacondicionados a 3.000 o 3.200 mAh, una diferencia significativa con respecto a los 3.500 mAh del Note 7 original.

Advertisement

Así que, si quieres un Note 7 a pesar de todo, quizá puedas hacerte con uno en un futuro próximo a través de eBay o tu revendedor de confianza.

Actualización (22/2): Samsung India niega que el teléfono vaya a ponerse de nuevo a la venta. ¿Aprovechará Samsung esos tres millones de Note 7 para fabricar otros smartphones de su catálogo? 

[Hankyung vĂ­a La Vanguardia]