Foto: Karly Domb Sadof (AP Images)

Reino Unido acaba de determinar oficialmente el límite inferior para que alguien cuente como famoso en redes sociales: 30.000 seguidores. La decisión la ha tomado el organismo independiente que regula la industria (Advertising Standards Authority), y no es buena noticia si tienes más de 30.000 seguidores.

Seg√ļn The Telegraph, la decisi√≥n viene a trav√©s de un caso que involucra a la compa√Ī√≠a farmac√©utica Sanofi, que pag√≥ a la bloguera Sarah Willox Knott (@ThisMamaLife) por recomendar un sedante para dormir en Instagram. En el post, Knox reconoc√≠a que ella era una ‚Äúpersona noct√°mbula‚ÄĚ pero descubri√≥ que la droga era una gran ‚Äúsoluci√≥n solo de farmacia a corto plazo para el insomnio‚ÄĚ.

La publicaci√≥n se marc√≥ como anuncio de acuerdo con el c√≥digo del Comit√© de Pr√°cticas Publicitarias (CAP) y fue aprobada previamente por el grupo comercial de la Asociaci√≥n de Propietarios de Gran Breta√Īa. Pero la ASA ha determinado que los 32,000 seguidores de Knox la califican t√©cnicamente como una celebridad, y por lo tanto la publicaci√≥n viola las reglas que proh√≠ben que los famosos o los profesionales de la salud avalen productos m√©dicos.

Sanofi argument√≥ que Knox ten√≠a muchos menos seguidores que las celebridades reconocidas en Instagram, citando espec√≠ficamente los 559.000 seguidores de la estrella de f√ļtbol David Beckham o los 359.000 del comediante Stephen Fry. La estrategia no funcion√≥. Seg√ļn la ASA:

Consideramos que m√°s de 30,000 seguidores indican que ella tiene la atenci√≥n de un n√ļmero significativo de personas. Dado que ella es popular y tiene la atenci√≥n de una gran audiencia, consideramos que ThisMamaLife es una celebridad a efectos de aplicaci√≥n del C√≥digo CAP.

Advertisement

A pesar de que el caso sienta un nuevo precedente, el organismo de control a√ļn juzgar√° caso por caso si las publicaciones en cuentas de redes sociales m√°s peque√Īas cumplen sus reglas de aprobaci√≥n.

Así que ahí lo tienes. Pasa esa dulce cifra de los 30.000 followers y podrás presumir de ser técnicamente famoso si así lo determina una organización de autorregulación de una agencia de publicidad con sede en el Reino Unido, caso por caso. Todos en la oficina harán una pausa en lo que están haciendo cuando publiques, te mirarán, comienzará a aplaudir despacito y a gritar “¡Influencer! ¡Influencer! En ese momento comenzarán a llover billetes de alguna manera desde el techo y uno de los Kardashians aparecerá de la nada para derramar una sola lágrima de alegría. También estará allí Jordan Peterson por alguna razón, mirándote fijamente.

Advertisement

En Estados Unidos, los est√°ndares de publicidad en redes sociales son m√°s flexibles, por usar un t√©rmino amable. Tras a√Īos mirando hacia otro lado ante t√°cticas de influencia como promocionar productos sin revelar que es un anuncio pagado como se requiere legalmente, la Comisi√≥n Federal de Comercio emiti√≥ una serie de advertencias en 2017. No han tenido mucha repercusi√≥n. Morning Consult explica que para octubre de 2018 la FTC no hab√≠a tomado ninguna acci√≥n p√ļblica contra influencers que no cumplen con las leyes desde hace a√Īos. Las violaciones a estas leyes siguen siendo el pan de cada d√≠a.