La escena de pánico tuvo lugar el pasado domingo 16 de junio en un Boeing 737-300 de ALK Airlines que volaba desde Pristina, Kosovo, a Basilea, Suiza. De repente, el vuelo se encuentra con una potente turbulencia. El avión aterrizó sin problemas, pero el accidentado vuelo terminó con 10 heridos.

Al parecer, el vuelo estaba a 30 minutos del aterrizaje, pasando por el sur del Tirol, cuando el avión se encontró con una fuerte turbulencia. Según explican en The Aviation Herald, mientras intentaban evitar una tormenta eléctrica.

Al parecer, las sacudidas fueron tan severas que algunos asientos fueron literalmente arrancados de sus puntos de anclaje. Como se puede ver en el video que se ha hecho viral filmado por el pasajero Mirjeta Basha, no fueron turbulencias al uso.

Advertisement

Aunque lo hemos dicho anteriormente, no está de más repetirlo. Por mucho que las imágenes produzcan pánico, no hay que temer. Las aeronaves de hoy están construidas para resistir la peor turbulencia posible que puedas imaginar y volarán a través de ella sin problemas. De hecho, la mayoría de las lesiones de los pasajeros durante una turbulencia ocurren cuando alguien no tiene abrochado el cinturón de seguridad o es golpeado por un objeto que cae.

Por cierto, ¿por qué demonios la pasajera del vídeo se pone la chaqueta en ese preciso instante? [The Aviation Herald]