Imagen: Strava

Strava es un aplicación de fitness que rastrea las rutas de ejercicio de sus usuarios. La idea es crear un mapa virtual que muestre toda la actividad y permita a las personas grabar sus ejercicios y compartirlos con otros. Grupos de soldados estadounidenses la han estado utilizando. Desde bases secretas.

Los mapas en cuestión, publicados en noviembre de 2017, muestran todas las actividades que se han subido a Strava, más de 3 billones de puntos de datos GPS individuales, según la compañía. La aplicación se puede usar en varios dispositivos, incluidos teléfonos o dispositivos como Fitbit, para ver rutas de circuitos populares en las principales ciudades, o detectar usuarios en áreas más remotas que tienen patrones de ejercicio en zonas poco conocidas.

Advertisement

Sin embargo, durante el fin de semana varios analistas militares notaron que el mapa también era lo suficientemente detallado como para proporcionar información extremadamente confidencial sobre un subconjunto de usuarios de Strava: personal militar en servicio activo.

La historia la destapó el ingeniero Jack Nelson en Twitter, mostrando unos primeros mapas de Strava sorprendentes dada su ubicación. El mismo Nelson ha aclarado más tarde que no todos los mapas son bases secretas. Por ejemplo, el espacio de Somalia es una base conocida.

Islas Malvinas. Strava

Advertisement

Sin embargo, no ocurre lo mismo en otras áreas como Afganistán o Siria. Según Nathan Ruser, analista del Institute for United Conflict Analysts, el mapa de calor “se ve muy bonito”, pero “las bases estadounidenses son claramente identificables y mapeables”:

Si los soldados usan la aplicación como lo hacen las personas normales, al activar el seguimiento cuando van a hacer ejercicio, podría ser especialmente peligroso. Mucha gente tendrá que sentarse a escuchar las conferencias el lunes por la mañana.

En lugares como Afganistán, Djibouti y Siria, los usuarios de Strava parecen ser casi exclusivamente personal militar extranjero, lo que significa que las bases se destacan sobre la “nada” de las zonas desérticas. Por ejemplo, en la provincia de Helmand, Afganistán, se pueden ver claramente las ubicaciones de las bases operativas avanzadas, aquellas que brillan sobre el mapa negro.

Advertisement

Helmand. Strava

Al acercarse a una de las bases más grandes, se revela claramente su distribución interna, tal como la trazaron las rutas de “running” de muchos soldados. De hecho, la base en sí no es visible en las vistas satelitales de proveedores comerciales como Google Maps o los mapas de Apple, pero se puede ver claramente a través de Strava.

Fuera de las zonas de conflicto directo, también se puede obtener información potencialmente confidencial. Por ejemplo, un mapa de Homey Airport, en Nevada, la base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Comúnmente conocida como Área 51, registra a un ciclista solitario que viaja desde la base a lo largo del borde oeste de Groom Lake, marcado en el mapa de calor por una delgada línea roja.

Advertisement

Área 51. Strava

Algo parecido ocurre en Mount Pleasant, en las Islas Malvinas, donde se iluminó una zona en el mapa de calor, lo que refleja los ejercicio de los mil empleados británicos que hay allí. [The Guardian]