El nuevo Spider–Man, en Captain America: CIvil War

Sony Pictures lleva décadas siendo propietaria de los derechos de Spider–Man y personajes relacionados en el cine, pero pudo tener mucho más. La compañía estuvo cerca de hacerse con los derechos de todos los personajes de Marvel, mucho antes de que existiera The Avengers o que Robert Downey Jr. se vistiera de Iron Man.

Advertisement

Actualmente (y desde hace muchos años) los derechos de los personajes de Marvel en la gran pantalla están divididos en tres compañías. Sony Pictures tiene los de Spider–Man, Venom y personajes directamente relacionados al universo de Peter Parker. 21st Century Fox tiene los de los X–Men, 4 Fantásticos y personajes relacionados y The Walt Disney Corporation, empresa madre de Marvel Studios, tiene los derechos de prácticamente todos los demás.

Sin embargo, en el año 1998 Sony Pictures pudo haber comprado los derechos de todos los personajes. Desde el Wall Street Journal han compartido algunas citas del libro The Big Pictures: The Fight for the Future of Movies, escrito por Ben Fritz, en las que el autor explica cómo un ejecutivo de Sony Pictures llevó en bandeja de plata un acuerdo que habría cambiado la industria del cine a como la conocemos hoy en día:

En 1998 un joven ejecutivo de Sony Pictures llamado Yair Landau había sido encargado de asegurar los derechos de Spider–Man en el cine. Marvel Entertainment estaba haciendo acuerdos por los derechos de sus propiedades intelectuales para la gran pantalla, debido a que acababan de salir de la bancarrota, así que el director ejecutivo de la compañía respondió a la solicitud de Sony con una propuesta mucho más agresiva: le vendería a Sony los derechos de Iron Man, Thor, Black Panther, Ant–Man y más personajes por 25 millones de dólares.

Landau llevó la oferta a sus jefes en Sony, quienes respondieron rápidamente, según recuerda en una entrevista: “a nadie le importa ninguno de los otros personajes de Marvel. Regresa y consigue un acuerdo solo por los derechos de Spider–Man.

Advertisement

El universo cinematográfico de Marvel Studios, en una imagen.

Esta decisión todavía debe pesar en la mente de más de uno en Sony Pictures. De haber aceptado la propuesta, por una cifra que hoy en día parece una ganga, el universo cinematográfico de Marvel sería completamente diferente a lo que conocemos. O quizás, aún más probable, nunca habría existido.

Porque recordemos que al final de todo ha sido la mente de Kevin Feige, presidente de Marvel Studios, junto con su mesa creativa quienes han logrado construir un imperio cinematográfico que cambió a la industria. Ahora todos parecen querer su “universo”, y los superhéroes llevan diez años de moda.

Advertisement

Al final, muchos años después, Sony Pictures llegó a un acuerdo con Marvel Studios, ahora propiedad de Disney, para colaborar en la producción de películas de Spider–Man (Sony pone al personaje, Marvel pone las ideas y el universo). Por otro lado, Disney podría estar a punto de adquirir 21st Century Fox, así que los X–Men también regresarán a casa. [Wall Street Journal / The Big Pictures: The Fight for the Future of Movies vía io9]