El año pasado, Sony lanzó una propuesta muy interesante: dotar a los smartphone de una lente-cámara autónoma que usa el teléfono como cuerpo y pantalla. Ahora, la compañía afina la propuesta con el Sony QX1, un accesorio que convierte el smartphone en una cámara con objetivos intercambiables. ¿Merece la pena sobre una cámara convencional?

Advertisement

Los QX10 y Qx100 eran, por así decirlo, el equivalente a una cámara compacta de buena calidad. La lente más grande y el sensor permitían tomar fotos bastante mejores que las de cualquier smartphone. La QX1 es una apuesta sutilmente diferente. El dispositivo es, en realidad, una montura similar a los adaptadores que usa Sony para equipar lentes de otras marcas en sus cámaras de la serie Alpha. La montura se sujeta al móvil mediante una pinza idéntica a la de los modelos del año pasado y compatible con cualquier tipo de smartphone Android o iOS.

Advertisement

La montura esconde también su propio sensor, un APS-C de 20,1 megapíxeles que, si es como el de las cámaras Sony de ese formato, medirá 23,6 x 15,7 milímetros. No es el codiciado y carísimo formato Full Frame, pero se le acerca, y está años luz por delante, en cuanto a capacidad de captar luz, de cualquier smartphone, no importa los megapíxeles que tenga.

La montura admite todo tipo de lentes del formato propietario E-Mount de Sony. Eso incluye un catálogo bastante completo de lentes de la gama Alpha y las antiguas NEX. Por lo demás, la idea es la misma. El QX1 tiene su propio sistema de almacenamiento basado en MicroSD, su propia batería, y se conecta al smartphone mediante WiFi directo y la aplicación Play Memories. El teléfono sirve de pantalla, y controla las funciones del QX1.

Advertisement

La gran pregunta aquí es ¿hay un público objetivo para un accesorio como este?. Los QX10 y QX100 ofrecían una cámara point and shoot sencilla, pero de calidad. El QX1, sin embargo, apuesta por un tipo de usuario más curtido en materia fotográfica. Ese usuario exige funciones más avanzadas que las que ofrece una aplicación de cámara estándar.

Por otra parte, el QX1 costará 400 dólares cuando salga a la venta en noviembre. Ese precio no incluye ninguna lente, y estas no son baratas precisamente. Por poco más de 400 dólares ya se pueden comprar cámaras APS-C (incluso de Sony) bastante decentes. ¿Será el QX1 un rival para su propio mercado? Solo el tiempo lo dirá.

El QX1, por cierto, ha venido acompañado del QX30 (bajo estas líneas), una lente similar al QX10, pero con un larguísimo zoom 30X. El QX30 costará 350 dólares.

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)