El pasado domingo, 28 de junio, el cohete Falcon 9 de la empresa espacial SpaceX explotó mientras ascendía camino a la Estación Espacial Internacional, llevando 2 toneladas de cargamento. Se supone que esta empresa pondría un satélite en órbita el 9 de agosto, pero el lanzamiento ha sido pospuesto de forma indefinida.

El sat√©lite Jason-3 de la NOAA (Administraci√≥n Nacional Oce√°nica y Atmosf√©rica, por sus siglas en ingl√©s) ser√≠a puesto en √≥rbita por uno de los cohetes de SpaceX, la empresa fundada por Elon Musk, pero despu√©s de la inesperada explosi√≥n reciente (de la cual a√ļn no se conocen a ciencia cierta las causas), no es de extra√Īar que ni la NOAA ni SpaceX piensen poner en riesgo los costos de destruir este sat√©lite, no mientras se desconozcan las verdaderas causas de la explosi√≥n que desintegr√≥ al Falcon 9.

Recordemos que SpaceX en sus m√°s recientes lanzamientos adem√°s de llevar provisiones a la Estaci√≥n Espacial (aunque el domingo no lo logr√≥), tambi√©n ha intentado la incre√≠ble haza√Īa de aterrizar sobre una barcaza su cohete propulsor, en un intento de hacerlo reutilizable para, a largo plazo, reducir dr√°sticamente los costes de los viajes espaciales.

Por ahora no hay una fecha estimada para la puesta en órbita del Jason-3, y seguro no la habrá mientras el equipo de Musk verifique los motivos de que el Falcon 9 explotara. Sin la certeza de que eso no volverá a suceder, no pondrán en riesgo algo tan costoso como un satélite. [vía NOAA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)