El pasado domingo, 28 de junio, el cohete Falcon 9 de la empresa espacial SpaceX explotó mientras ascendía camino a la Estación Espacial Internacional, llevando 2 toneladas de cargamento. Se supone que esta empresa pondría un satélite en órbita el 9 de agosto, pero el lanzamiento ha sido pospuesto de forma indefinida.

Advertisement

El satélite Jason-3 de la NOAA (Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, por sus siglas en inglés) sería puesto en órbita por uno de los cohetes de SpaceX, la empresa fundada por Elon Musk, pero después de la inesperada explosión reciente (de la cual aún no se conocen a ciencia cierta las causas), no es de extrañar que ni la NOAA ni SpaceX piensen poner en riesgo los costos de destruir este satélite, no mientras se desconozcan las verdaderas causas de la explosión que desintegró al Falcon 9.

Recordemos que SpaceX en sus más recientes lanzamientos además de llevar provisiones a la Estación Espacial (aunque el domingo no lo logró), también ha intentado la increíble hazaña de aterrizar sobre una barcaza su cohete propulsor, en un intento de hacerlo reutilizable para, a largo plazo, reducir drásticamente los costes de los viajes espaciales.

Por ahora no hay una fecha estimada para la puesta en órbita del Jason-3, y seguro no la habrá mientras el equipo de Musk verifique los motivos de que el Falcon 9 explotara. Sin la certeza de que eso no volverá a suceder, no pondrán en riesgo algo tan costoso como un satélite. [vía NOAA]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)