La operadora estadounidense T-Mobile ha anunciado la eliminación del odiado roaming internacional en llamadas y datos. La medida se hará efectiva el próximo 1 de noviembre, y podrán beneficiarse de ella todos los clientes de contrato con el plan Simple Choice. Esto significa, en esencia, que T-Mobile no cobrará tarifas extra a los clientes estadounidenses que se conecten o hablen desde una lista de 100 países extranjeros.

El hecho de que no se cobren costes extras no implica que se pueda abusar de la medida y utilizar una cuenta T-Mobile como línea internacional. La conexión desde el extranjero no puede exceder de seis semanas seguidas. Además, en cada período de tres meses, la mitad de los datos deberán haberse consumido desde territorio estadounidense.

Otra limitación será la velocidad. T-Mobile no ha especificado a qué velocidad funcionarán los datos en el extranjero, pero esta será limitada porque, de hecho, la compañía ofrecerá paquetes de 'aceleración'. Estos paquetes podrán ser de 100MB durante un día, 200MB durante dos semanas, o 500MB en tres semanas. El precio de estos paquetes será de 15, 25 y 50 dólares respectivamente.

Aunque con sus limitaciones, la medida ha sido recibida con entusiasmo. Esperemos que cunda el ejemplo y el resto de compañías eliminen una de las prácticas más abusivas e injustas de la telefonía móvil actual.

Advertisement

Foto: Robert Neumann / Shutterstock