Compra un anillo de 10 libras y 30 años después descubre que es un diamante valorado en 350 mil libras

Imagina que te compras un anillo de bisutería, algo que no excede los 10 euros. Ese anillo te acompaña cada día durante tres décadas. Pasado este tiempo, alguien te dice que ese anillo que llevas parece “algo más”. Ese anillo resulta ser un diamante. Esto ha ocurrido en Reino Unido.