Investigadores del Instituto Fraunhofer en Alemania han creado la sierra más pequeña, afilada y precisa del mundo. Está compuesta de partículas de diamante sobre nanotubos de carbono, y su objetivo no es la ebanistería, sino los cortes de precisión en electrónica.

Hasta ahora, las herramientas para este tipo de cortes solían consistir en sierras de acero revestidas de partículas de diamante. El problema es que el Kerf o anchura del corte mínima en estas sierras sigue siendo demasiado grande para determinados trabajos.

Ya se había intentado utilizar nanotubos de carbono antes, pero nunca se había logrado adherir las partículas de diamante sin romper el material de soporte. Para generar partículas de diamante en vez de grafito hay que aplicar hidrógeno a los nanotubos, y esto acababa rompiéndolos. Los investigadores de Fraunhofer han descubierto el proceso correcto de manera accidental, cuando los nanotubos acabaron recubiertos de silicio en la cámara de recubrimiento. Resultó que el silicio protege a los nanotubos del hidrógeno y pueden ser igualmente recubiertos de diamante.

La nueva técnica para la fabricación de estas sierras aún es compleja, pero los investigadores de Fraunhofer esperan refinarla en poco tiempo para alegría de la industria electrónica, que podrá hacer cortes más finos con menos pérdida de material. [Fraunhofer Institute]