Esta semana se celebra en Los Ángeles la feria E3, la mayor cita de los videojuegos. Pero lo más revolucionario en el mundo del ocio electrónico se ha presentado a puerta cerrada en San Francisco, dentro de las sesiones de la WWDC de Apple. Lo más probable es que tu próxima consola portátil sea un iPhone y todo apunta a que tu próxima consola de salón será el AppleTV. ¿Por qué?

Advertisement

El juego móvil está creciendo a un ritmo de vértigo, en parte gracias al apoyo de pequeños juegos "sociales" como Clash of Clans o, en el pasado, el fenómeno Angry Birds. "Eso no son juegos serios", dicen -acertadamente- los amantes del ocio electrónico. Lo cierto es que de forma paralela a este tipo de juegos se está desarrollando un mercado de títulos independientes y grandes producciones que cada vez cuentan con mejores gráficos y con historias mucho más extensas. A eso hay que unir que los teléfonos y tabletas están duplicando su capacidad gráfica prácticamente cada año.

La idea prevalente es que jugar con el móvil es un asunto casual, al que dedicamos unos 20 o 30 minutos del día. Y así era, hasta ahora. El móvil falla a la hora de funcionar como una máquina más compleja de juego, porque los controles son incómodos.

En la presentación de iOS 7, Apple mostró una lista de APIs y servicios que no dio tiempo a nombrar sobre el escenario. Esta es la imagen:

Advertisement

Y en ella hay dos elementos importantísimos para el futuro del juego móvil.

El primero es Sprite Kit, un framework para crear elementos bidimensionales con un motor de comportamientos físicos -gravedad, interacción entre objetos, inercia, etc...- integrado y que hará mucho más sencilla la programación de juegos.

El segundo, más importante aún, es el soporte para mandos. Hasta ahora en el mercado había varios mandos de juego con conexión Bluetooth, como el ION de la foto superior de este post. Y no sólo en iOS, también hay varias alternativas para Android.

Advertisement

El problema de esos mandos es que cada desarrollador necesita incluir soporte de forma individual en cada uno de sus títulos y cualquier cambio en el sistema operativo puede obligar a cambiar todo el código. Ahora hay una plataforma para integrar cualquiera que siga el estándar que ha definido Apple para iOS dentro del programa "Made For iPhone" (la certificación que siguen, por ejemplo, los fabricantes de altavoces y otros accesorios).

Logitech ha enseñado ya uno en las sesiones para desarrolladores de WWDC. Se ajusta tanto a iPhone 4 y 4S como al 5 y el iPod Touch y además de la cruceta de control, incluye botones y gatillos.

Apple ha pensado en dar soporte a dos tipos de mando. Este primer modelo, con seis botones y un pad, y una segunda versión con joysticks analógicos y dos juegos de gatillo, más parecido a los mandos que hoy en día tienen, por ejemplo, la Xbox y la Playstation. Por supuesto hay que añadir la pantalla táctil y los acelerómetros del teléfono o la tableta.

Advertisement

El paso es aún más importante si nos fijamos en que Apple está pensando también en controles independientes, conectados mediante enlace inalámbrico o cable. En principio estos controladores son para juegos en tableta o teléfono pero es evidente que si en futuro Apple TV se abre a aplicaciones de terceros el potencial es enorme. Sí, la Xbox One y la PS4 tienen mejores gráficos que lo que hoy en día puede generar un iPad, pero las distancia que los separa se hace más corta en cada nueva versión y las grandes plataformas de videojuego no pueden permitirse el lujo de evolucionar en prestaciones. Llegan para quedarse casi una década en el mercado.